martes, 31 de mayo de 2011

El libro de la elegida - Lena Valenti







Para la vaniria Daanna McKenna, la inmortalidad es como vivir una larga y agónica muerte. Marcada por las estrellas en su nacimiento, y ungida por los dioses en su transformación, se ha visto obligada a existir sobreprotegida, sin luz y sin libertad, esperando a que despierte el supuesto don que la hace tan importante para su clan. Ahora, cuando el ragnarök está llegando a sus puertas, los dioses exigen su participación directa en el desenlace de la guerra. Pero Freyja no da nada gratuitamente: Daanna podrá recibir su don. Sin embargo, lo que nunca imaginó era que la llave que liberaba su poder estaba en manos del hombre que le había robado y pisoteado el corazón, y que estaba a un paso de entregarse a la oscuridad. Ella luchará por recuperarlo de las tinieblas, consciente de que en la travesía por rescatar al vanirio, no sólo podría perder el orgullo que la había mantenido en pie siglo tras siglo, si no que, además, él exigiría su alma a cambio.



La eternidad y Menw McCloud eran sinónimo de martirio y también de contradicción. Él, el sanador de los vanirios keltois, era incapaz de encontrar una cura a su desesperación. Durante más de dos mil años había esperado que su inequívoca cáraid le perdonara y le diera la oportunidad de explicarse, y mientras esperaba a que eso sucediera, pagaba por un pecado que él, en realidad, nunca había cometido. Ahora, la Elegida, después de mucho tiempo atormentándolo, ya había logrado su objetivo vengándose de él y lanzándolo al abismo de la sangre y de las tinieblas. Sin embargo, el destino le tenía una última sorpresa reservada: la propia Daanna. Menw tendrá la posibilidad de entregarle el don o de hacerla caer en desgracia.

Loki busca la grieta por la que entrar al Midgard. Newscientist presiona a los clanes. Los dioses mueven ficha. Vanirios y berserkers cierran filas. Y las sombras del pasado arremeten contra dos almas destruídas que buscan la manera de cicatrizar sus heridas. ¿Cuántos secretos puede custodiar la eternidad?

Crítica:


EL libro de la sacerdotisa es el tercer libro que compone la saga vanir, sus protagonistas son Menw y Daanna los cuales en los anteriores libros se mostraban fríos entre sí.

En el pasado, antes de que fueran convertidos eran pareja y tras una interferencia divina acaban dejándolo recayendo la culpa en Mewn y con un bebé en camino que no logra vivir físicamente. Tras siglos de mostrar una fachada llena de odio y de rivalidad por parte de ambos, Daanna decide zanjar el asunto al ver que su cáraid está sufriendo, él está al borde de convertirse en vampiro y también cansado de pedir perdón.

Juntos lograrán desencadenar el poder de la vaniria, de la elegida que durante mucho tiempo estaba escondido (un poder que ayudará a vencer a Loki)  y también esta unidad supera los traumas y conflictos pasados pudiendo ser por fin una verdadera pareja vaniria. Todo el daño causado por los dioses no fue redimido ya que los años que perdieron de felicidad siempre podrán ser reprochados, en cambio la situación de la pareja mejoró de manera inconmensurable, casi todo lo que perdieron lo recuperaron.

Todos los personajes de esta saga son mágicos y no sólo por ser de especies diferentes, por no ser humanos sino que cada uno tiene una esencia que lo hace extraordinario. Con esta saga vemos que todo el mundo puede aportar su granito de arena, y que al final todos son muy parecidos lo único que  diferencia a los humanos de los vanirios, berseker y valkyrias es la biología.

Lena nos vuelve a cautivar con esta novela, un mundo mágico donde todo es posible, en el que puedes alcanzar tus sueños aunque no siempre de manera sencilla y en el que es imposible no enamorarte de todos y cada uno de los personajes tanto de los nuevos como de los conocidos anteriormente.

Valoración:  Excelente.

0 comentarios:

Publicar un comentario