jueves, 26 de mayo de 2011

El susurro más oscuro - Gena Showalter






Él es el Guardián de Duda y todo su mundo será sacudido.

Vinculado al demonio de la Duda, Sabin destruye involuntariamente al más confidente de los amantes.

Así que el guerrero inmortal se pasa el tiempo luchando en el campo de batalla en vez de en el dormitorio, siendo la victoria su única preocupación hasta que conoce a la tímida Gwendolyn. Una prueba de su pelirroja belleza, y ansía más.

Gwen, ella misma una inmortal, siempre pensó que se enamoraría de un humano amable que no despertaría su lado más oscuro. Pero cuando Sabin la libera de la prisión, combatiendo a sus enemigos para reclamar la caja de Pandora, resulta no ser nada en comparación con la batalla que Sabin y Gwen emprenderán contra el amor...


Crítica:

El susurro más oscuro es el cuarto libro que compone la saga de Gena Showalter: Señores del inframundo, ahora le toca el turno a Sabin quien posee el demonio Duda. Desde que fue poseído por este ser no pudo mantener ninguna relación sentimental estable, ya que todas las humanas se veían afectadas por su lado oscuro, y cuando lo intentó aprendió la lección de la peor forma. Cuando vio a Darla por primera se sintió atraído por ella, empezaron a conocerse y se enamoraron profundamente a pesar de que eran enemigos… la mujer era la esposa de Stefano, uno de los hombres con más alto rango entre los Cazadores. Con el tiempo Sabin fue viendo cómo se marchitaba su amada debido a las dudas que su demonio proyectaba dentro de la mente de la humana, hasta que un día se suicidó. Tras este suceso Sabin juró no volver a amar…hasta que se encontró a Gwen, la única persona que no se veía afectada por su demonio.

Gwen es una arpía híbrida desde pequeña fue rechazada porque su madre fue engañada por un ángel por lo que Gwen no puede tener el grado de maldad de los de su especie, se negó a aprender a luchar y a defenderse ya que no era propio de ella. Intentó integrarse en el mundo de los humanos, estuvo intentando una relación con un mortal pero le resultaba muy difícil ya que no podía seguir el protocolo de las arpías para evitar los secuestros. Esta especie es muy recelosa, tienen que dormir en árboles porque durante el letargo sus alas son vulnerables y es el talón de Aquiles de ellas. Una noche se dejó llevar y se quedó dormida, al despertar estaba encerrada en una jaula por los Cazadores, éstos querían engendrar harpías para utilizarlas en la guerra contra los Señores.

Después de unos meses, Gwen fue rescatada por un grupo de Señores entre los que se encontraba Sabin, éste vio a la híbrida como un gran arma contra sus enemigos y no duda en pedir su reclutamiento pero lo que menos se espera es que la arpía no esté familiarizada con las artes del combate, con lo que se ofrece a canalizar su poder y a enseñarle trucos para protegerse y luchar. Durante los entrenamientos y su estancia en la mansión Sabin se va familiarizando con Gwen y ésta va despertando sentimientos que él ya había enterrado junto con Darla. 

Pero para que esta pareja tenga futuro debe superar varias dificultades, una de ellas es la sangre que corre por las venas de Gwen, ésta descubre que su padre no es un ángel sino un Señor: Galen, el que posee el demonio esperanza, ¿podrá Sabin amar a la hija de su peor enemigo?

Humor, esperanza, temor, amistad, soledad, tristeza, diversión, fortaleza, temple, pasión ... todo esto lo contiene la novela.

Nota: Muy buena.
Back to Top