Slider

La chica del lago

sábado, 14 de mayo de 2011







Sasha tiene 17 años y, afectado por una leucemia en fase terminal, acaba de intentar suicidarse en un lago junto a su casa. Pero una desconocida de ojos inquietantes ha llegado justo a tiempo para impedírselo: se llama Jewel y ella tampoco tiene una vida precisamente fácil. Para empezar, su hermano murió en el mismo lago en el que Sasha ha querido quitarse la vida. A raíz de este accidente, el padre de Jewel se fue de casa y ella tuvo que irse a vivir al campo con sus abuelos. Al morir estos, Jewel tuvo que regresar a casa de su madre, pero la relación entre las dos es muy complicada, porque ahora son casi dos desconocidas. Tras conocerse en el lago, Sasha y Jewel entablarán una amistad especial. Y pronto ambos entenderán que hay muchas cosas contra las que no pueden luchar. Les queda poco tiempo, pero sus caminos se han cruzado y ahora eso es lo único que importa realmente. Una historia que habla sobre la verdadera amistad, la enfermedad, el amor y los conflictos familiares... y también sobre los enanitos que habitan en todos los jardines.

Crítica:

La chica del lago es un libro narrado en primera persona por los dos protagonistas, muy rápido de leer y corto. No es un libro con el típico final feliz y cargado de felicidad sino todo lo contrario, en él se reflejan los problemas duros y comunes de la sociedad como la muerte, enfermedad, abandono…
Los protagonistas, Sacha y Jewel, intentan encauzar su vida buscando la estabilidad necesaria para poder vivir durante un tiempo felices. Sacha es un chico de dieciocho años, su madre murió por un ataque al corazón y era anoréxica, su padre es pintor y comenzó una relación con el profesor de pintura de su hijo. Jewel es una chica de dieciocho años, su hermano murió ahogado en el lago, su padre la abandonó ya que no podía superar la pérdida de su primogénito al igual que su madre por lo que la criaron sus abuelos, después de que éstos murieran volvió a vivir con Rachel (su madre).
Sacha y Jewel se apoyan mutuamente e intentan superar sus traumas más profundos y entre ellos surge una gran amistad y también el amor.

En mi opinión, este libro es muy trágico pero a la vez realista, vemos cómo poco a poco los protagonistas van superando esa tristeza tan profunda y los pensamientos tan negativos que arrastraron durante toda su vida y que les imposibilitaba llevar a cabo una vida normal. Además, los protagonistas te transmiten tal muestra de madurez al final del libro que quedas totalmente obnubilada: vivir el día a día sin penas pero viviendo siempre en la realidad.

Si quieres leer un libro totalmente conmovedor, en el que mientras lees las 235 páginas estarás con un nudo en la garganta este es el tuyo.

Nota: Bueno
CopyRight © | Theme Designed By Hello Manhattan