lunes, 27 de junio de 2011

Shades of midnight - Lara Adrian.




En una salvaje tierra helada sumida en la oscuridad, la línea entre el bien y el mal y el amor y el odio nunca volverá a ser la misma.

Algo inhumano está acechando los salvajes y fríos territorios de Alaska, dejando una horrible carnicería tras de sí. Para la piloto Alexandra Maguire, los asesinatos están avivando recuerdos de un horroroso episodio que presenció en su infancia, y evocan en ella la inexplicable sensación de que pertenece a otro lugar que siempre la ha perseguido y que nunca ha podido explicar... hasta que un oscuro y seductor extraño que también esconde sus propios secretos entra en su mundo.
Enviado desde Boston en una misión para investigar los salvajes ataques y parar la matanza, el guerrero vampiro Kade tiene sus propios motivos para regresar al helado y olvidado lugar de su nacimiento. Obsesionado por una secreta vergüenza, Kade muy pronto se da cuenta de la auténtica amenaza a la que se enfrenta, una amenaza que pondrá en peligro la frágil unión que ha formado con la valiente y decidida mujer que despierta en él profundas pasiones y primitivas necesidades. Y cuando introduzca a Alex en su mundo de sangre y oscuridad, Kade deberá confrontar no sólo sus propios demonios, sino al mal que mejor podría destruir todo lo que le es querido.

Crítica:

Éste es el séptimo libro de la saga de Lara Adrian, su protagonista masculino es Kade, integrante de la orden y con el poder de comunicarse con los animales psíquicamente, es obligado a investigar en Alaska el rastro de Dragos. Allí conoce a Alex, una agente policial que está indagando en un caso extremadamente peligroso, los ciudadanos piensan que es un problema de animales salvajes pero Alex no está de acuerdo ya que en su infancia vivió una situación familiar: su madre y su hermano menor fueron asesinados. Pero entonces ¿quién fue? la única explicación que se le ocurre a la protagonista no la puede decir en alto ya que la tomarían por una demente.

Este es el punto en el que la policía se apoya en Kade para llegar a la verdad pero este asunto le empieza a quedar grande, empieza a sospechar de su compañero ya que hay cosas que no cuadran y las pistas que encuentran son un tanto "paranormales" es esta frase del libro se demuestra en la que Kade le dice: "¿Soy demasiado gris para tu mundo negro y blanco?" Los protagonistas se sienten profundamente atraídos pero es él quien es más receloso en la relación sobre todo desde que le ve la lágrima y la media luna, señalando a Alex como una compañera de raza.

Kade se ve desbordado por tantos problemas: ¿Cómo explicarle a Alex su mundo, lo que es ella? ¿Cómo puede ayudar a su hermano que está loco de poder y se está convirtiendo en un renegado? ¿Dónde está Dragos? Todas estas incógnitas se resuelven a través de la confianza, tolerancia, amor y tiempo.

Para aquellos a los que les han gustado los libros pasados este no va a ser diferente, donde la intriga permanece hasta en la última página y se ve cómo poco a poco van ganando al mayor enemigo de la orden. Además, en este libro aparece un nuevo personaje : Jenna, la mejor amiga de Alex, ex policía y poseedora de una profunda tristeza desde la muerte de su marido y su hijo, protagonista del siguiente libro.

Nota: Muy buena.
 
Back to Top