jueves, 4 de agosto de 2011

Rubí - Kerstin Gier.

En casa de Gwendolyn Sheperd nada ni nadie es del todo “normal”, empezando por su excéntrica (¡y cotilla!) tía abuela Maddy, que tiene extrañas visiones, pasando por Lucy, que se escapó de casa hace 17 años sin dejar rastro alguno... Y para acabar, también está Charlotte, su encantadora y (rabiosamente) perfecta prima, quien, según parece, ha heredado un extraño gen familiar que le permitirá viajar en el tiempo. Pero un increíble secreto está a punto de salir a la luz: la portadora del misterioso gen para viajar a través del tiempo no es Charlotte, ¡sino la propia Gwen! Ella es, en realidad, la duodécima (¡y la última!) viajera en el tiempo y se dice que cuando su sangre se una a la de los otros once viajeros, se cerrará el misterioso “Círculo de los doce”. Para obtener más información, Gwen deberá viajar al pasado y por suerte o por desgracia, no lo hará sola: la acompañará el undécimo viajero en el tiempo, el arrogante, atractivo y sarcástico Gideon, con quien va a vivir algo más que
una peligrosa carrera a través del tiempo…

Como he dicho en otras críticas los viajes en el tiempo no son lo mío, acabo con un lio tremendo de épocas, años, comportamientos … así que pocas veces leo algo sobre esto. Con Rubí me he llevado una grata sorpresa ya que debe de ser el único libro que me ha encantado con este tipo de temática e incluso estando perdida en algún que otro momento con tanta información sobre los viajes.


Esta novela tiene muchos puntos fuertes, sin ir más lejos la historia es increíble, totalmente novedosa, imaginativa e inesperada. Además, los personajes son fantásticos ya que hay una mezcla de caracteres muy interesante, cómo no hay los típicos malvados como la tía de la protagonista y su prima (totalmente odiosas) , y los protagonistas que no tienen desperdicio: Gideon con sus dos facetas una de chico malo y borde que es la que más muestra y otra tierna y amable que en raras ocasiones muestra ; Gwendolyn es muy divertida y callada a pesar de la cantidad de presión y burlas que recibe pocas veces deja escapar su genio. Además de éstos aparecen otros personajes secundarios y variados que hacen que la novela sea totalmente adictiva.

En este libro hay poco de romance, básicamente por Gideon que se comporta de forma bastante brusca en la mayoría de las veces y encima no confía en su compañera, con lo que la relación es prácticamente nula. Además de otro pequeño detalle que se refleja en este fragmento del libro:

“—No fue nada serio —dijo—. Las relaciones amorosas entre los De Villiers y los Montrose no parecen contar con el favor de los hados. Podría decirse que están condenadas de antemano al fracaso.—Creo que esta advertencia es totalmente innecesaria, tío —dijo Gideon cruzándose de brazos—. Definitivamente ella no es mi tipo. Con <<ella>> se refería a mí, pero tardé varios segundos en asimilar la ofensa. Mi primer impulso fue replicarle algo del estilo <<A mí tampoco me van los tipos creídos>> o<<Vaya, qué alivio. De hecho, ya tengo novio. Uno con buenos modales>>. Pero al final me limité a cerrar la boca.Muy bien. Yo no era su tipo. ¿Y qué? Pues nada. La verdad es que me importaba un pimiento. ''

El único pero que le pongo es que a veces resulta difícil seguir la historia, no por los viajes en el tiempo sino por la explicación de lo que ocurrió en el pasado con los integrantes del círculo. Los viajes en el tiempo son muy divertidos y amenos, antes de viajar se visten y actúan como en la época en la que van a viajar, con lo que conoceremos comportamientos característicos de varios años.

Nota: 9/10
Back to Top