jueves, 8 de septiembre de 2011

Éxodo - Anissa B. Damon.



"Voy a darte los tres consejos que a mí no me dieron.
Este es el primero:
Olvida todo lo que te han contado: los vampiros no existen, los lobos son solo animales y los magos, las hadas y los duendes se encuentran encerrados en grandes tomos de hojas desgastadas. Quiero mostrarte la otra cara del mundo. Un lugar donde el peligro se enmarca en perfectos rostros de porcelana perlada, el amor es como una bestia salvaje sedienta de sangre que acecha y te arranca el corazón mientras estás dormido y la felicidad... la felicidad es un delito que se paga muy caro."




Éxodo es el primer libro que compone esta triología, también es la primera novela publicada por esta autora. Pocos son los libros que se puedan tachar de originales en este género, las criaturas protagonistas en las novelas paranormales casi siempre son las mismas aunque con distintos atributos, se agradece que en algunas historias conozcamos a otros nuevos seres igual de especiales.

Al contemplar la portada pensé que trataba sobre muertos, y al leer la primera página creí que ya sabía lo que era la protagonista:  un fantasma o un zombie, seguí avanzando para poder comprobar que no estaba equivocada y al final descubrí que no iban por ahí los tiros. Efectivamente la protagonista está muerta pero con esta novela descubrimos una nueva jerarquía entre estos “seres”, dependiendo de la persona y cómo fue su muerte (por ejemplo el grado de dolor) se convierten o en: guardianes, predadores o cazadores. Como en toda novela siempre tiene que haber algún villano, en esta saga son los guardianes y predadores. Ambos están en la cumbre de la cadena alimentaria y los cazadores a pesar de ser los más numerosos son las presas.

Nuestra protagonista es una cazadora y vive con su clan que la acoge cuando ésta no sabía ni que estaba muerta ni que existía esta nueva vida, ellos tienen edades muy diferentes y son de otras épocas desde el siglo XVII al XX y Lena es la nueva integrante. Lo que menos se esperaba era que en esta nueva vida se iba a enamorar y menos de su enemigo un predador, Christian.
Christian tiene la fama de ser uno de los peores predadores, el más letal y sin sentimientos. Esta raza está condenada a sentir dolor por cada pálpito que genere su corazón.

La relación empieza con un trato que le propone Lena al protagonista, quiere que la mate sin dolor a lo que él al principio se niega pero luego pone sus condiciones. Este acuerdo va desapareciendo a medida que los protagonistas empiezan a sentirse más que atraídos el uno por el otro.

Pero esta relación va a ser de todo menos fácil ya que ¿cómo conseguirán estar juntos si los guardianes van a por Lena y el clan de Christian no acepta esta unión? Además, como cité antes el protagonista está condenado y cuando está con la chica su corazón late más deprisa y más fuerte con lo que el dolor aumenta. También en el libro se cita que los predadores no pueden sentir nada y los cazadores no quieren sentir aunque creo que esto se desmiente en el final del libro. Sólo queda esperar para ver qué les sucede en la segunda novela, no sólo por ellos sino también por el clan de Lena que también está en peligro.

<<Una novela maravillosa, en la que los protagonistas y la historia no podían ser más perfectos. Totalemente recomendable, engancha de principio a fin y no sólo por la gran carga de originalidad...>>

Nota: Excelente.

Back to Top