martes, 22 de mayo de 2012

Encrucijada de silencios - María Isabel Sotoca Albares.

 

Por ser una Encrucijada de Silencios, no seré yo como autora quien se comprometa a desenredar su trama, entre las cuerdas de un apasionado violín, el postrer juramento a una adolescente o el deber de unos labios lacrados... a lo largo de brillantes y geniales partituras.

(Un ejemplar de esta obra se encuentra depositado en el Museo de Chopin en Varsovia a instancias del Embajador de España en Polonia. Comunicación de la autora, 24-01-2011)




 María Isabel Sotoca, nacida en el bello marco de Aranjuez, sintió desde muy niña la llamada del arte. Cursó desde su más tierna infancia los estudios de Solfeo y Piano en el Conservatorio de Madrid, donde obtuvo las máximas calificaciones en los exámenes libres. Terminó la carrera superior de Piano con el inolvidable maestro don Francisco Fuster, en dicho Conservatorio, a los 18 años, fecha en la que comienza sus estudios de “Bel Canto” con el insigne maestro operístico don Miguel Barrosa.

Como “Soprano ligera” lleva en su repertorio las más bellas óperas de los grandes maestros.
Se atreve a emprender el difícil camino de las letras, escribiendo su primera novela a los veintidós años. El 14 de febrero de 2000 ve la luz su primera novela, “Evangelina”, presentada en el Ayuntamiento de Torrevieja, cuya edición se agotó antes de la Feria del Libro de ese mismo año.

Comencé esta novela con altas espectativas, todo hay que decirlo, pero me defraudó bastante.
No me ha enganchado casi nada y a medida que avanzaba cada vez me costaba más. El comienzo es extremadamente lento, muy descriptivo y casi sin diálogos, por lo que esto influye en demasía para no incentivar a seguir leyendo.

Soy aficionada a la música, y la clásica la verdad es que me atrae, por eso me animé a leer esta novela porque quería enterarme de alguna curiosidad sobre este tipo de música. Sí que ha conseguido transmitir su pasión por la música, eso hay que reconocerlo, pero a mí no me ha calado del todo.

No todo es negativo, hay que decir que la autora escribe realmente bien su forma es muy correcta, pero creo que es demasiado correcta, ha faltado esa simpatía con sus personajes o esa frescura para poder leer esta novela con ganas.

Y, hay que admitir, sin lugar a dudas, que la autora está muy bien informada (o a mí me dio la sensación) y documentada, es de agradecer.

Quizás me he confundido yo con esta historia, al tener una idea totalmente equivocada de ella, e igual a otro que le guste la música y relatos con poca acción y lentas le entusiasme; así que no os dejéis llevar por esta reseña.

Respecto al amor, lo hay, pero en pequeñas dosis, no la consideraría ni sentimental ni romántica.

No os desvelaré más por respeto a la autora, en su sinopsis no quiso dejar entrever qué se esperará el lector, así que yo tampoco lo voy a hacer, simplemente os transmite mi sensación al terminar con esta novela. Quizás aquí esté el error, porque con una sinopsis/resumen, se podría encuadrar mejor la novela y al público que la recibirá con elogios y entusiasmo.

Valoración: Regular.

Agradecimientos a la Editorial Éride.

10 comentarios:

Publicar un comentario