Slider

Zona cinéfila: Dresden.

viernes, 7 de diciembre de 2012



Ambientada en la Alemania de 1945, Anna Mouth trabaja como enfermera en un hospital y vive enamorada del doctor Benjamin. Un día un bombardero inglés es derribado cerca y solo el piloto Robert Newman sobrevive yendo a parar al hospital de Anna donde está le ayudará pensando inicialmente que es un desertor alemán.





Ayer, por casualidad, haciendo 'zapping' empecé a ver esta película, no recuerdo en qué canal, empezó a las diez y sobre las dos menos veinte de la mañana la terminé de ver. Me pasó volando, y cada vez que ponían los anuncios me apetecía subirme por las paredes, no me fui a cenar hasta que terminó por miedo a perderme algo.

Es una película triste, en la etapa de la Segunda guerra mundial, en donde Alemania había perdido la guerra pero se negaba a darse por vencido. Una época de pobreza y hambruna, el poder de uno de los países más poderosos va mermando, no así su odio por los judíos que sigue patente. Los alemanes viven aterrados, temerosos de un nuevo ataque por los británicos, en mitad de la noche huyen despavoridos hacia los tanques y refugios para salvar sus vidas, pero no sabrán lo que es el verdadero miedo hasta que conozcan 'el golpe final' que tienen preparados sus enemigos para ellos.


Los judíos, en cambio, no tienen descanso ni paz, cuando no atacan los ingleses, los alemanes son sus verdugos.

Anna y Robert son los protagonistas de esta dramática historia, su relación no será fácil (él aviador británico y ella una enfermera alemana prometida), no solo porque pertenezcan a bandos enemigos (y que eso para Anna conlleva el castigo de alta traición), sino porque están en el terreno peligroso, Dresden es una ciudad señalada por los ingleses, que no cesarán en su empeño hasta verla destruida para hacer muestra de su poder. También hay otra pareja secundaria que nos empañará los ojos en más de una ocasión, en esta ocasión es entre un judío y una alemana.



Es triste ver este tipo de películas, más aún cuando ha sucedido de verdad, ver hasta dónde es capaz de llegar el egoísmo y la crueldad del ser humano, cómo el poder corroe los sentidos y envenena las mentes de gente inmadura o aterrorizada o coaccionada; creando odios sin fundamento contra 'razas' que, al fin y al cabo, son seres humanos, con distintos rasgos, pensamientos o culturas. Como persona y ser humano, me da vergüenza ajena. Muerte, destrucción y pobreza, fue lo único cosechado y recogido.


Bueno, divagaciones a parte, no solía ni leer ni ver películas de este estilo, porque acababa con una depresión para todo el día, pero he cambiado de parecer (y aunque la depresión sigue ahí), creo que es interesante no girar la cara y enfrentarnos con lo que una vez pasó, y esperemos que no vuelva a ocurrir.

La película es muy buena, tiene unos efectos increíbles y el contenido digamos que es... agridulce.

Imagen grande de Dresden (TV) (2006), año 2006

Lo único que no me acabó de cuadrar un poco es la relación de los protagonistas que va demasiado rápido, pero bueno, dadas las circunstancias tan extremas, los sentimientos también serán extremos (valga la redundancia).

Valoración: Excelente.












Photobucket
CopyRight © | Theme Designed By Hello Manhattan