jueves, 30 de mayo de 2013

Nacida a medianoche - CC Hunter.





Los padres de Kylie se van a divorciar, su novio la ha dejado y su abuela ha muerto. Por si eso fuera poco, cuando su madre la pilla en una fiesta donde la policía encuentra drogas, decide enviarla al campamento Shadow Falls para adolescentes con problemas.
Kylie pronto descubrirá que los adolescentes del campamento no son jóvenes normales, sino que poseen poderes sobrenaturales: gente como Derek y Lucas, el fae y el hombre lobo, los dos enloquecedoramente atractivos y también complicados.
Pero Kylie no tiene ningún poder ¿O sí? Cuando por fin comprende que Shadows Falls es el lugar al que pertenece, el campamento corre el riesgo de ser destruido por una amenaza mayor…







Ayer me llegó la novedad de Oz, la empecé de noche con ganas, conocía la novela y había leído varias reseñas en inglés, estaba deseando que alguna editorial la trajera, en cuanto me enteré de que los astros me habían escuchado, no cabía en mí de gozo. Pues bien, ya he terminado de leer las 380 páginas que componen esta fantástica historia.

CC Hunter absorbe desde la primera página al lector, y a pesar de ser una novela un tanto introductoria en ciertas partes (es el primer libro de una saga), en ningún  momento se hace pesada, tiene una manera muy peculiar de ver a las criaturas paranormales que habitan en otras historias.

Conocemos a la protagonista en un punto de su vida en el que todo se derrumba, Kylie atraviesa una mala racha: fallecimiento de su abuela, divorcio de sus padres y encima su novio la deja. Cuando pensaba que no le podía pasar nada peor, su madre decide alejarla de su entorno y enviarla a Shadow Falls, la pobre muchacha no tiene ni idea de lo que le espera.


Paso a paso, Kylie descubrirá un nuevo mundo, tendrá que adaptarse a su excéntrica vida en el campamento y a cambiar su conservadora forma de pensar. Shadow Falls es el lugar donde van los inadaptados a encontrarse, a conocerse a ellos mismos con la ayuda del resto, Kylie deberá de descubrir la verdad y ayudar a sus compañeros a hacer lo mismo, el compañerismo impera en el campamento.

Adolescentes que tachados de rebeldes y sin cura, eran apartados e incomprendidos de su familia e incluso de la sociedad, afirmando que eran unos vándalos y que solo querían llamar la atención. Muchos de sus padres, envían a sus hijos al campamento pensando en él como una posible cura para sus descendientes e incluso como manera de inocuización.


Kylie tendrá que sobrevivir e intentar reprimir las muecas de asco en el comedor, cada vez que ve una copa de sangre en manos de un vampiro que come una porción de pizza; intentará ayudar a su nueva amiga Miranda a recordar sus conjuros; a no meterse con un cambiaformas y lo que es más importante aún, saber diferenciar un animal de verdad de sus compañeros “cambiantes”.


El cacao que tiene la joven protagonista no termina aquí, además de enterarse de que no es humana, al igual que el resto de sus compinches, se siente atraída por dos chicos: un hombre lobo y un fae ¿Se quedará con el riesgo o con la dulzura? Y, para liar aún más la perdiz ¿Podrá volver con Trevor y recobrar la “normalidad” en su vida?

Si bien es cierto que el amor en este libro no es el punto fuerte de la historia, no se echa en falta con la gran calidad del resto de “ingredientes”. El único pero que le puedo poner a esta brillante historia es que… ¡ODIO los triángulos amorosos! (Por cierto, dejo claro desde ya que soy Team Lucas)




Estoy deseando continuar la serie.

"- Naciste a medianoche, Kylie.
- ¿Y? ¿Eso tiene que significar algo?
- Todos los que estamos aquí hemos nacido a medianoche."


Una novela exquisita, cargada de magia, amistad y chispeantes diálogos.


(Booktrailer no oficial)






Photobucket
Back to Top