domingo, 23 de febrero de 2014

Los ejecutores - Maureen McGowan.






Lo único más peligroso que ser un mutante es convertirse en agente doble Para Glory, la vida en Haven es un peligro constante. Después de rescatar a su hermano y reencontrarse con su padre, al que creía muerto, ha vuelto a la ciudad como agente doble. Por un lado debe ayudar a otros mutantes a escapar sanos y salvos; por el otro, se convierte en miembro de la Unidad de Ejecución y tendrá que espiar a su propia especie. Además debe fingir que está enamorada de Cal cuando en realidad no deja de pensar en Burn. Cuando las personas en las que más confía se vuelven en su contra, Glory se cuestionará todo lo que había creído hasta el momento y no sabrá distinguir a sus aliados de sus enemigos ni si quiere estar con Cal o con Burn.



Crítica:

Los ejecutores es la segunda entrega de la saga Crónicas de Haven, una novela cargada de acción y misterio. En cierta manera, la parte romántica queda verdaderamente relegada debido al oficio que tiene Glory en este libro. Aun así el libro es muy bueno, y merece la pena.

A la protagonista no le ponen las cosas nada fáciles, llega un punto en el libro en el que pensé que la pobre iba a volverse loca: la confunden y presionan, está rodeada de enemigos, y sus aliados lucen por su ausencia. Hay un punto de inflexión en el que Glory se replantea la situación ¿de verdad está haciendo lo correcto? ¿O es una oveja más guiada por el lobo?

 "La sangre se me agolpa en los oídos. Siento ganas de vomitar. Me ha traicionado."

La autora tiene una narración tan fluida, que prácticamente te bebes el libro con los ojos, apenas me ha durado un día, y es que con sus descripciones consigue meternos en la piel de Glory. En más de una ocasión me he sentido enfurecida e impotente, cuanto más arriesga la vida la protagonista, más palos recibe por parte de sus compañeros.

La parte que menos me convenció de la novela es la romántica ¿por qué? TRIÁNGULO AMOROSO, mis dos palabras más temidas. Odio profundamente las relaciones de tres, las indecisiones que eso conlleva y el daño que hace a los dos chicos.

"Una repentina sensación de angustia alimenta todavía más mi inquietud. ¿Y si nunca vuelvo a ver a Burn?"

Y más aún, cuando los dos hombres en discordia me gustan, sinceramente Burn y Cal están empatadísimos, y cualquiera que sea el “perdedor” me va a fastidiar mucho. Creo que lo mejor es que uno de ellos muera, porque para salirse por la tangente tipo Amanecer de Meyer, para eso le damos un final heroico ¿no? Ambos se lo merecen.

 “Puedes contármelo todo –dice Cal–. Puedes confiar en mí. Nunca te traicionaría”

Aunque en cierto modo es comprensible, al principio Glory tira más a Burn, pero al estar tanto tiempo encerrada con el único apoyo de su pareja "ficticia" (Cal), los sentimientos digamos... adolescentes, o de su primer amor empiezan a aflorar de nuevo. Y es que Glory solo confía en Cal, aunque tampoco plenamente, no está 100% segura de a quién pertenece la lealtad de Cal.

 "Si Cal averiguase la verdad, no sólo me odiaría. Me querría muerta." 

La pobre muchacha vive atormentada pensando en cómo se lo tomarán sus amigos si les desvela su gran secreto. Sabe que debe decírselo pero nunca llega el momento.

 "Sé quién soy, lo que soy y qué es lo correcto. Cal tiene que saber la verdad. Pero no esta noche"
 

A ver qué nos deparan las siguientes novelas, estoy totalmente enganchada. Si os gustan la novelas juveniles bien escritas, originales, cargadas de acción, con una protagonista de armas tomar y distópicas, os la recomiendo.

 "Quizá me ayude a entender si es posible querer a dos chicos al mismo tiempo".

Muy buena.
Back to Top