Slider

Rendida - Hope Tarr.

domingo, 16 de febrero de 2014


Hope Tarr - Rendida

Daisy Lake no es más que un recuerdo de su infancia para el exitoso abogado Gavin Carmichael.
Sin embargo, no es capaz de olvidarla. «En lo bueno y en lo malo, por siempre jamás, pase lo que pase, permaneceremos juntos... »; este es el pacto que los jóvenes huérfanos hicieron hace más de una década, antes de que aquella niña de ojos grandes fuera apartada de su lado. Daisy no es más que una imagen preciosa en su memoria, y también dolorosa, y así ha sido siempre hasta que un día, durante una cena en un club de lujo del East End, descubre que esa niña se ha convertido en la cantante más famosa de los music hall de Montmartre, Delilah du Lac.
Superado por la situación, Gavin irrumpe en el escenario y se la lleva, decidido a apartarla de ese estilo de vida. Sin embargo, Daisy no quiere saber nada de él. Su único deseo es actuar un día en una obra teatral como Dios manda.
Y ese es un sueño que Gavin puede hacer realidad.
Daisy se ha acostado con otros hombres por mucho menos, así que se rinde a su petición. Además, él se ha convertido en un abogado tan apuesto... Sin embargo, según va creciendo en intensidad su relación... ¿quién será el que acabe rendido por amor?


Crítica:
Por fin puedo decir que me he vuelto a enganchar a la novela histórica, llevo dos libros leídos y ambos me duraron un suspiro, uno de ellos es Rendida, la segunda entrega de la saga Los hombres de Roxbury House. Admito que el primero no lo he leído, pero no me ha dificultado la comprensión de su sucesor, casi que se pueden leer de manera independiente.
Cuatro huérfanos unen sus fuerzas durante sus años en el hogar común, y se hacen amigos inseparables, tres chicos y una pequeña niña, todos se respetan y protegen. Hasta que un día, uno de ellos es separado del resto, pero jura que los volverá a encontrar. “En lo bueno y en lo malo, por siempre jamás, pase lo que pase, permaneceremos juntos…”
Durante quince años Gavin ha estado buscando a Daisy, la pequeña que le robó el corazón cuando era joven, su amor por ella es fraternal, aún tiene la visión de la muchacha que le encantaban los dulces y las actuaciones, y que siempre le plantaba una sonrisa en la cara. Gavin encontró al resto de sus amigos pero anhela volver a ver a Daisy.
Debido a esto el protagonista no vive feliz, en cada instante piensa en ella y los momentos que vivió junto a la pequeña, sobre todo cómo le ayudó con su problema de tartamudez y cómo le integraba con el resto de personas. Al final, el muchacho inseguro consiguió ser abogado.
Cuando prácticamente pierde toda esperanza de dar con su amiga de la infancia, en una noche de juerga da con ella. Aunque no se imaginó nunca que la dulce Daisy es la actriz más conocida por su belleza y amantes. La señorita tampoco tiene los modales exigidos en esa época para una dama, es clara y directa, y le gusta insinuarse y beber bebidas de “hombres”.
Gavin intenta sacarla de ese ambiente cutre y poco ortodoxo, así que le ofrece refugio y dinero, también procura interceder en su carrera de actriz, buscándole un trabajo más profesional y con papeles dignos de su talento. Simplemente como amigo, solo quiere recuperar la complicidad que había entre ellos.

Maria Antoniette!
Lo que no se espera es que la nueva Daisy despierta en él un deseo irrefrenable, que encima es correspondido, pero ¿podrán dos personalidades tan diferentes conseguir estabilidad? Él recto y serio, mientras que ella quiere ser libre como un pájaro.
Los celos ensuciarán tanto su amistad como su amor y los secretos los destruirán del todo. ¿Podrán empezar de nuevo y confiar entre ellos?
Una historia que engancha de principio a fin; y muy original, sobre todo por la protagonista, no es la típica recatada, dulce y sumisa que llega virgen al matrimonio. Daisy es una joven descarada, rompe con los esquemas de las damas de esa época, y sabe cómo seducir a un hombre.
Muy buena.



Image and video hosting by TinyPic
CopyRight © | Theme Designed By Hello Manhattan