domingo, 9 de noviembre de 2014

Llévame a cualquier lugar - Alice Kellen



Llegar a la meta es solo el principio.

Léane y Blake, ella francesa y él inglés, no son dos piezas de un puzle destinadas a encajar. En realidad, ni siquiera se soportan cuando el concurso de periodismo de la universidad los sitúa en el mismo punto de partida.
Él valora sus sueños por encima de todo y no dejará que nada se interponga en su recorrido hacia la meta, ni siquiera el seductor acento de Léane. Ella necesita el dinero del premio y utilizará todos sus encantos para convertirse en ganadora. Ambos están dispuestos a todo, incluso a ignorar el magnetismo que poco a poco irá surgiendo entre sus artimañas y discusiones.
Pero, cuando el calor de la atracción entre en su punto álgido, el frío de la realidad les demostrará que a veces los caminos más largos deben realizarse con alguien que te lleve de la mano




CRÍTICA:

La relación entre Léane y Blake no empieza con buen pie que digamos, ni en las mejores circunstancias, ambos luchan por conseguir el gran premio en su carrera como periodistas, una meta que les hará su futuro laboral mucho más fácil. 

Su enemistad se acentúa, o más bien la enemistad de Blake porque Léane no es borde con él, cuando la muchacha mete la pata (nunca mejor dicho) y casi arruina una prueba del concurso a Blake. A partir de ahí, él le declara la guerra.

Durante la primer parte de la historia son como el perro y el gato, no se soportan, aunque esto no es cierto del todo, porque lo que empezó como una guerra campal, acaba con piques que acaban siendo divertidos para ambos (aunque algunas bromas sean muy pesadas, aunque divertidas para el lector, como el momento baño. Ahí lo dejo).

Me ha gustado mucho el estilo de la autora, es ameno y muy "auténtico", a través de una pluma sencilla nos introduce en el papel de Blake o Léane, ya que combina ambas visiones, con capítulos cortos y muchos diálogos, esta historia se lee en un suspiro. Hace de lo complejo algo sencillo, porque está claro que conseguir traspasar al lector del papel a la historia es tremendamente difícil.

Normalmente, en las novelas juveniles (vale, en este caso concreto más y digo que es NA) me cuesta "tragar" a las protagonistas (bueno en las novelas eróticas creo que todavía no he encontrado una normal, pero esto me lo reservo para la reseña de otra novela, porque este libro no es erótico), son demasiado infantiles o superficiales, ojo en general, pero Léane me ha gustado mucho. Me he identificado con ella incluso, lo que sí no tolero es que no le guste ni el rojo ni el negro ¡son mis colores favoritos! Bueno, con el rojo acaba cediendo, espero que deje de discriminar a los pobres M&Ms.

La relación entre ellos es divertida, bonita y muy dulce. Ambos protagonistas son geniales, y el final es redondo, no pude evitar ir apuntando en el móvil algunas frases que me han encantado, si tuviera media idea de photoshop me dedicaría a hacer imágenes chulas con ellas. ¡Ay! El tema del color rojo me ha hecho mucha gracia, así que me tomo la licencia de dejar algunos extractos. 

Como recomendación, eché en falta más referencias a las diferencias entre ambos países, ella es francesa y él inglés. Me hubiera gustado que Léane hablara más de su país con él, aunque en una ocasión lo hizo y el chico no pudo ser más descortés con la Torre Eiffel. Pero bueno, hubiese enriquecido la historia, cultura comparada.

- Yo siempre pensaba que el amor ... era ...- Intenté encontrar las palbras que quería decir, pero me costaba pensar-. Creía que era de color verde.
[...]
- Y a ti siempre te vi rojo.- Sentía la boca espesa al hablar-. Ahora ya no sé... no sé...
- ¿Qué es lo que no sabes? - me preguntó. Su voz sonó ronca en mis oídos.
- No sé nada.

- [...] Y sobre todo lo demás, he aprendido que el color rojo no es tan horrible como siempre creí. El color rojo simboliza la pasión que volcamos en todo aquello que verdaderamente nos importa. Y estoy convencida de que la pasión y el hecho de estar dispuestos a aprender nuevas cosas cada día son dos de los aspectos más importantes de la vida.

- ¿En qué estás pensando? - preguntó en un susurro.
- En ti. En mí. Y en que quiero que el cielo sea de color verde.
- Verde... - Los labios de Léane dibujaron una tímida sonrisa.


MUY BUENO




Image and video hosting by TinyPic

3 comentarios:

  1. Hola.
    Me encanto la portada y me llama mucho la atención.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hola^^
    Lo tengo pendiente en la estantería, y espero leerlo pronto, me llama muy mucho.
    besos!

    ResponderEliminar
  3. Hola, todas las reseñas son muy positivas, y auqnue estoy segura que lo disfrutaria no creo que lo lea.

    besos

    ResponderEliminar