Slider

Describiendo historias: Volver a empezar (Paola C Álvarez)

lunes, 8 de diciembre de 2014






Nombre/seudónimo autor:
Título:
Género:
Saga: SÍ/NO (número de libros en caso de ser positivo)
Sinopsis:
Resumen más extenso que la sinopsis:
Presentación de los personajes (descripción de los mismos):
Personajes secundarios:
Fragmento:
Otras novelas publicadas:
Dónde comprarlo:
Booktrailer:
Web/blog autor:

Podéis extenderos tanto como queráis. Enviad esto en un documento word y a parte las imágenes que queréis que incluya (la portada es obligatoria) tejiendoenlasombra@gmail.com
Nombre/seudónimo autor: Paola C. Álvarez
Título: Volver a empezar
Género: Romántica contemporánea/sentimental
Saga: NO

Sinopsis:

Evelyn es una mujer independiente con un propósito muy claro de lo que quiere en la vida: ser una gran publicista. Todo cambia cuando se enamora tan profundamente que abandonará su carrera profesional por amor.
Años después reaparece en su vida Ryan McKinley, un fotógrafo con el que mantuvo una breve relación en el pasado. Un irlandés seguro de sí mismo al que le gusta vivir libre y sin ataduras.
Ryan no la ha olvidado durante todo ese tiempo y arrepentido por haberla abandonado decide conquistarla de nuevo. Sin embargo, Eve no es la misma mujer alegre y llena de vida que conoció; no está dispuesta a abrir su corazón de nuevo a pesar de que la pasión que los unió en el pasado, sigue viva y ardiente entre ellos.

Resumen:

La historia comienza presentando a Evelyn, que es una joven con las ideas muy claras y compartimentadas de lo que quiere en la vida y como conseguirlo. Cuando en su trabajo la ascienden, decide celebrarlo con uno de sus compañeros y termina teniendo una noche loca con un irlandés, Ryan, por el que termina sintiendo algo más que pasión; sin embargo, Ry no está dispuesto a renunciar a su libertad y por la mañana desaparece. Eve, decepcionada y triste, sigue con su vida y tras unos meses muy ajetreados en su empresa por fin disfruta de unas merecidas vacaciones. En el avión, coincide con Robert Latner, un hombre dulce y entrañable, un caballero que termina convirtiéndose en algo más que una simple aventura de verano para Evelyn hasta el punto que lo abandona todo por su amor. Sin embargo, esta relación no acaba como esperaba y sumida en un profundo dolor pasan los años siendo el fantasma de la mujer que una vez fue. Es en esos momentos cuando Ryan reaparece por casualidad un día que entra en su establecimiento de café, atraído por el sabroso aroma de los granos recién tostados. Para ambos será un shock volver a verse, sobre todo para Ry que ha sido incapaz de olvidarla durante todo el tiempo que ha pasado, y decide reconquistarla a pesar de que Evelyn ya no es la misma y no está dispuesta a olvidar ni a abrir de nuevo su corazón.




Presentación de los personajes:

La historia gira en torno a Evelyn, una mujer de 25 años de hoy en día inteligente e independiente que trabaja como creativa en una importante agencia de publicidad y a la que sólo le interesa prosperar en su trabajo. Su carácter es alegre, vivaz, soñador, cree en el amor pero ni lo busca ni lo espera. No es una mujer llamativa, de las que hacen volver la cabeza a los hombres al pasar, pero tiene un cuerpo esbelto y proporcionado, ojos dorados, pelo oscuro y una sonrisa arrebatadora con hoyuelos que no deja a nadie indiferente.

Robert Latner es su primer amor. Ronda los 35, tiene el pelo rubio, los ojos castaños y mide metro ochenta. Se conocen en un avión y su sonrisa amable y su conversación pausada conquistan rápidamente a Eve. Es tímido y apocado muy acorde con su aspecto de científico despistado y lo que le apasiona es pasar las horas observando la naturaleza. A pesar de su carácter indeciso y de su miedo al rechazo, se enamora tan profundamente que hará cualquier cosa para superar los defectos  de su personalidad y conquistar a la mujer que ama.

Ryan McKinley es el tercero en discordia, un irlandés mujeriego y descarado de ojos verdes, con una notable incapacidad para el compromiso y que tuvo una noche de pasión inolvidable con Eve en el pasado. Es fotógrafo y vive libre y sin ataduras. Cuando vuelven a reencontrarse años después, todos los sentimientos que tuvo por ella vuelven a encenderse y decide reconquistarla, pero su carácter explosivo, su impaciencia y, sobre todo, los celos, harán que la tarea resulte muy difícil.

Personajes secundarios:

Chloe es la mejor amiga de Eve, se conocen desde el instituto y ambas se hacen socias en un negocio de venta de café. Acaba de volver a su ciudad natal después de dejar San Francisco, su matrimonio y su trabajo y los sentimientos que tenía por Nick volverán a despertarse cuando se reencuentran. Será la mayor defensora de Ryan cuando éste se presente en la vida de su amiga.

Jason es el cuñado de Eve, está casado con su única hermana y es su mejor amigo y confidente. Con él puede hablar de lo que sea porque tienen una conexión especial y la apoyará en todas sus decisiones. Era ayudante del sheriff antes de entrar en la guardia forestal, algo que su mujer no acepta.

Los McKinley son la familia de Ryan, un grupo de irlandeses de lo más variopinto y divertido: Patrick el mayor de los cinco hermanos y el responsable de la granja familiar; Liam, el abogado; Pierce, el que nunca pierde oportunidad de hacer dinero; y Colin, que es el más temerario, macarra y sinvergüenza de todos y cuyas trifulcas con Ryan son memorables.

Fragmento:


La puerta del local se abrió y Nick y Jason entraron los primeros riendo de una broma que sólo ellos podían entender. Chloe los siguió sonriente y sujetó la puerta para que Eve y su hermana Karen pudieran pasar.
Chloe hizo un comentario y Karen se echó a reír dándole un codazo a Eve, pero ésta no les prestaba atención. Acababa de ver a Robert bromeando con su compañera y un extraño vértigo se apoderó de su cabeza. Había tenido la seguridad de que lo encontraría allí sin saber por qué.
            —¿Eve? ¿Me estás escuchando? —preguntó su hermana con ceño.

            Chloe siguió la mirada de su amiga y dejó escapar una risita.
Le dio unos golpecitos en el hombro a Karen y señaló con la cabeza al atractivo rubio que cenaba en una mesa apartada.
            —¿Le conoces? —preguntó Karen a su hermana con curiosidad.
            Eve no contestó y se acercó a la mesa intentando controlar las ganas de correr hacia él y besarlo.
            —¡Hola, doctor! —le dijo con una sonrisa radiante junto a su oído.
            Robert se volvió sobresaltado y dejó caer la patata que acababa de coger con el tenedor.
            —Eve…
            —¡Hola Robin! —la saludó con la mano.
            Robin miró a uno y después a otro y echándose a reír cogió su plato decidida a dejarles un poco de intimidad.
            —¿Te gusta el West? Tarde o temprano todos terminamos aquí —le dijo Eve mirándolo a los ojos con timidez.

            Robert se levantó de un salto y la agarró por los hombros para acercarla más a él. Asaltó su boca con ansiedad, como si la hubiera estado esperando toda su vida. Eve pasó las manos por su cuello y le devolvió el beso son entusiasmo.
La separó un segundo para cerciorarse de que no era un sueño y volvió a besarla.
            Eve comenzó a reír y se apretó más aún a su cuerpo.
            —¡Dios mío! ¿Siempre eres así? —le preguntó mirándolo con una sonrisa.
            Robert frunció el ceño y la miró a los ojos con el corazón desbocado.
            —No, jamás —le aseguró con seriedad.
            La sonrisa de Eve vaciló y le acarició la mejilla con suavidad. No se había afeitado y raspaba ligeramente.
            —Ni siquiera sé si tienes pareja, si estás casada o si tienes hijos. Sólo sé que cada vez que pienso en ti siento un dolor agudo en las entrañas —le dijo con la voz estrangulada.
            —Robert… —Eve lo miró emocionada sin saber qué decir.
            —Lo siento… ¡soy un imbécil! Estaba ansioso por verte, no quería abrumarte de esta manera, yo…
            —¡Eh, Eve! ¿No vas a presentarnos a tu amigo? —exclamó Nick pasando un brazo por los hombros de ella con una expresión feroz. Había observado toda la escena, asombrado, porque Eve no solía comportarse así en público.
            —Por supuesto —dijo ella con un hilo de voz —. Nicholas Gallagher, el doctor Robert Latner.
            —¿Doctor? —preguntó Chloe acercándose con rapidez para evitar que Nick dijera algo inapropiado. Sabía que a veces era demasiado protector.
            —Doctor en biología. Robert es el nuevo director del parque —dijo mirándolo con una sonrisa tensa.
            —¡Oh! Había oído hablar de ti —dijo Jason estrechándole la mano.
            —Él es Jason, mi cuñado. Y estas encantadoras señoritas son mi hermana Karen y Chloe Morrison, una amiga de la familia.
            —Encantado —contestó Robert metiendo las manos en los bolsillos del pantalón. Sentía un nudo en la boca del estómago. Había hecho el ridículo y ahora se sentía atrapado entre las buenas maneras de esa gente.
            —Vamos a echar una partida a los bolos, ¿te apuntas Robert? —le dijo Jason mirándolo con suspicacia.
            —Gracias, pero tengo que irme. Ha sido un placer conoceros. —Hizo ademán de marcharse, pero Eve lo cogió de un brazo y le suplicó con la mirada.
            —Bueno, parece que tenéis cosas de las que hablar —comentó Karen en voz alta haciendo que todos se alejaran de allí —¿Gallagher?

            Nick miró a Karen con irritación y los dejó solos, no sin antes lanzarle una mirada de advertencia al doctor.
            —Parece que no le caigo muy bien a tu amigo —murmuró Robert intentando alejarse de ella.
            —No le hagas caso. Es muy protector. —Eve bajó la mano hasta llegar a la suya y entrelazó los dedos con los de él.
            —¡Quédate! Quédate, por favor.
            —Ya he hecho el ridículo suficiente por una noche. — Robert se pasó la mano libre por la cara y tiró del pelo indeciso
            —No has hecho el ridículo y no me abrumas —le aseguró ella acariciándole el mentón con las yemas de los dedos de la mano libre —. Me ha sorprendido eso es todo. Si no quieres quedarte daremos un paseo o lo que quieras. Me gusta estar contigo. Pero, si prefieres estar solo, lo entenderé. —Eve lo miró conteniendo la respiración. No quería que se marchara
            —Lo de los bolos suena divertido —dijo por fin apretando su mano.
            Ella esbozó una sonrisa deslumbrante y lo besó con dulzura.
            —¡Vamos a darles una paliza!
            Robert sonrió embobado y la siguió con todos sus sentidos pendientes de ella.

Otras novelas publicadas: En busca de su destino (formato digital)


Dónde comprarlo:
Amazon, Libros Paraíso Romántico, Baúl Romántico, Editorial Creadores de sueños, Librería Pernatel, Librería Cala.


Booktrailer




Web/blog autor: Click aquí










Image and video hosting by TinyPic
CopyRight © | Theme Designed By Hello Manhattan