Slider

CÓNCLAVE DE CONSEJEROS: INQUIETANTES PERSPECTIVAS

jueves, 29 de enero de 2015

INQUIETANTES PERSPECTIVAS

Antes de poner punto y final a esta entrada, me gustaría tocar dos temas, ambos relacionados pero desde dos perspectivas distintas: reseñas versus autores; reseñas versus blogueros. Espero no extenderme demasiado y no tener que hacer dos entradas hablando de lo mismo.

Comenzando por los autores, he de decir que hay de todo, así que si solo resalto lo negativo os pido disculpas de antemano, seguro que quien esté leyendo esto ahora mismo aceptas las reseñas con humor y buen talante, así que no va contigo la cosa, sino para ciertos escritores cuyo ego a veces les juega malas pasadas y seguro que conocéis bien pocos.


Hay tres cosas que me sacan de mis casillas. Sí, solo tres. La primera de ellas va con todo tipo de autores, publicados o autopublicados, ya lo dije en otra entrada pero lo repito porque no me cansaré de decirlo. TODO AUTOR TIENE QUE SABER ESCRIBIR, entonces eso de "creo historias y las paso al papel" no me vale, teje historias y traspasa las mismas al papel de una forma digna, siguiendo a la RAE y escribiendo como Dios manda. Ni eches la culpa al corrector, ni a la editorial, ni me cuentes que como eres autopublicado no tienes tantas facilidades. Creo que es peor excusa que decir a  un profesor que tu perro se ha comido tus deberes.

Ahora con la gran técnica de Amazon de autopublicar, muchos se precipitan y sus ansias de ver el libro publicado los lleva a suicidarse, literariamente hablando, publican historias mal escritas que dejan una visión pésima del autor. Sí, yo también tengo una lista negra, de 'una y no más, Santo Tomás' (tanto autopublicados como con editorial, sin distinción, aunque he de admitir que el segundo caso tiene un gran agravante).






Así que llegamos al mundo editorial, de la mano de una editorial o de Amazon y nos podemos encontrar dos cosas: felicitaciones y malas críticas. Las primeras las aceptamos, nos damos besos a nosotros mismos y las aceptamos de buen grado. Todo autor está nervioso sobre todo al principio con las opiniones del público, cuando llegan las primeras y son positivas, supongo que respiráis por primera vez en mucho tiempo. Pero tarde o temprano llegará el momento de inflación: LA TEMIDA RESEÑA NEGATIVA. ¿Y ahora? El primer sentimiento de todos creo que es el mismo, una sensación negativa, de vacío, rayando la tristeza y el enfado. Pero hay dos formas de exteriorizarlo.


Podemos asumir una postura de rechazo hacia el lector. Tú, simple mortal, cómo osas hacerme esto a mí o Pues... igual no estás desencaminado, lo tendré en cuenta para un futuro. Está claro que hay que hacer un balance, leer todas las opiniones y ver qué tienen en común todas, tanto en lo positivo como en lo negativo, no vale quedarse solo con lo bueno o solo con lo malo. Abro inciso: debéis diferenciar también en una crítica negativa cuándo es constructiva y cuando destructiva. No porque te digan defectos es siempre destructivas, hay que fijarse en el tono.




Os aseguro que los que nos tomamos la molestia de hacer una crítica, no vamos a lamerle el culo al autor ni a hacerle la vida imposible. Poneros también en nuestro bando, a mí me tiemblan las piernas cuando hago una reseña negativa, no me gusta nada y mido las palabras para no ofender al autor, pero decir claramente por qué no ha cumplido mis expectativas. Es sumamente difícil.


He conseguido un hilo conductor para fusionar los dos temas que quería plantear, y comienzo con esta pregunta que me formulo a mí misma ¿Por qué haces críticas?


Empecé colgando mis someras opiniones en un foro de lectura, dedicado a la novela romántica que es lo que más leo, como nadie de mi círculo (salvo tres familiares) leían esta temática, pues decidí comentar mis lecturas con terceras personas. Era como estar tomando algo en una cafetería, simplemente que a través de una pantalla. Al cabo de un año, más o menos, creé un blog, sin dejar de entrar en el foro ya que son dos medios distintos, aunque ambos satisfactorios.


Y eso es lo que hago, o hacemos (porque supongo que el resto de blogueros se sentirán incluidos), colgar mis impresiones después de leer un libro que bien me da la editorial/autor o lo compro.

Siempre hay comentarios maliciosos tipo: 

  • Estos reseñadores que se creen críticos y apenas tienen formación (que suelen surgir cuando hay una opinión negativa por el medio). A esto ni merece la pena contestar ¿para opinar hace falta tener algún máster? Dejo la pregunta en el aire a ver si alguien me la sabe contestar. Lo que sí os afirmo es que no cobramos ni un céntimo haciendo esto, solo faltaba, y los que hacen críticas en periódicos o revistas os aseguro que sí, es su medio de vida.
  • Le di el libro gratis y así me lo paga, con una reseña negativa. Diría muy poco del blog que por obtener una historia de manera gratuita lo pusiera por las nubes cuando tiene grandes fallos. Que ya lo he visto mil veces y no por ello está bien, pero bueno como canta tanto, allá él.
  • El típico comentario cuando el libro está plagado de faltas y le echan la culpa al corrector o se escudan en que son autopublicados. Ya lo comenté al comienzo del artículo.
  • O de lectores, incluso blogueros. A Fulanito le dieron el libro, seguro que la crítica es positiva. Maravilloso, que se vea el apoyo entre nosotros. Esto ha hecho que al final de una reseña nunca ponga "agradecimiento a X autor o editorial" lo hago vía email y me curo en disgustos. Porque con el tiempo que lleva hacer una crítica que luego vengan a tocar la gaita... En fin.
Y otras tantas...


Sí que quiero resaltar este conflicto con los blogs que colaboramos con editoriales, quiero pensar que hay una regla general en la que no nos vemos influenciados por el "regalo" y que somos honestos a la hora de hacer la crítica. Pero también hay un precepto universal que reza "No matarás" y muchos ejecutan, solo hay que ver el telediario. Hay de todo en la viña del Señor.

Tengo la suerte de poder contar con varias editoriales, y sí me ahorro una pasta, aún así sigo comprando como una loca, sin ir más lejos en reyes casi llego a los trescientos euros en libros. Una burrada.

¿Y cómo colaboras con una editorial? Teniendo seguidores. No estoy de acuerdo con este planteamiento, porque sí que considero que se tendría que valorar la crítica, la tardanza en enviar anteriores reseñas, etc. Porque cuando te envían un ejemplar, suele llegarte unos cuantos días antes de que salga a la venta, así que sería ideal poder colgar la reseña dentro del mes en el que se publica. Algunos (en algunos momentos yo me incluyo) coleccionan novelas y publican reseñas con cuentagotas. Igual reciben como quince libros al mes y otros reseñadores no reciben ni uno. No está equilibrada la balanza.


Cito de manera muy escueta algo que me maravilla y es lo siguiente: lectores que critican al autor por escribir mal y ellos no acentúan ni una palabra. Es totalmente surrealista. Dicho esto, sigo yéndome por las ramas.

Cuando creas un blog te nublan la mente los seguidores. HAY QUE CONSEGUIRLOS SEA COMO SEA. Ojo que a mí me pasó, que si sorteos a tutiplén, que si ahogar a las editoriales con emails para colaborar, etc. Toooodo lo he hecho yo, así que me incluyo, pero por si alguien quiere aprender de mis errores aquí lo dejo.

Con 50, 100, incluso 200, las editoriales van a pasar de vosotros, hay muchos blogs con más de 800 seguidores. Y cuando digo muchos, son más de doscientos. Hay un número limitado de ejemplares. Blanco y en botella.


Como las editoriales van a pasar de vosotros diréis ¡IDEA! Hago miles de concursos para ganar seguidores. Bases: ser seguidor del blog, de Facebook, de Twitter, de Pinterest, de Tuenti, de mi Fotolog, de Instagram, afilia mi blog, pon el banner en tu blog... Algún concurso de este estilo igual tiene tirada, por mi parte nunca participo, suelen tener promoción cuando el premio es dinero (15 euros en BookDepository, etc). Os recomiendo hacer sorteos sencillos, con bases mínimas y así participará más gente, siempre llama más un ejemplar físico que uno digital, pero es cuestión de moverlo.

Donde de verdad se ganan seguidores es en el día a día, no te agobies, poco a poco. Haz reseñas y sube novedades, promociona las mismas vía Twitter y Facebook, puedes mencionar a las editoriales que en general comparten, etc. Es un camino a largo plazo.

Los seguidores que consigues por un concurso son ficticios, muchos lo harán para poder participar, porque les obligas a hacerlo. Esos seguidores no merecen la pena, los que más importancia tienen, a los que debes de cuidar, son aquellos que conocen tu blog, le echan un vistazo y se quedan por propia voluntad. Sin agobios. Haz esto porque te gusta, porque te entretiene. No os obsesionéis.

Cuando una editorial se fije en vosotros, obtendréis libros gratis, pero no os volváis locos, pidiendo y pidiendo. Dejad para los demás, solo pedir lo que vayáis a leer, lo que os guste, si nunca te gustó la novela negra no porque te lo den gratis debes de pedirlo. Sed comedidos y responsables.


Y esto no se hace para conseguir libros, el tiempo que le dedico a este espacio no es para hacer un negocio. Creo que saldría ganando comprando los libros que quiero, sin que me los regalen, y no dedicar tanto tiempo al blog. Pero me gusta hacerlo, y quiero aportar mi granito de arena promocionando a autores que me gustan, porque toda difusión importa, tened en cuenta que los escritores nóveles no volverán a publicar con una editorial si no venden, que los que publican en digital si alcanzan una cifra satisfactoria de ventas llegarán a ver sus criaturas en papel ¿Por qué no ayudarles, entre todos? Máxime cuando os ha gustado sus historias.

Este blog empezó siendo solo de críticas, ahora cuelgo siempre que puedo las novedades de editoriales, autores que autopublican, entrevistas o artículos de escritores, etc. Si entre todos contribuimos, aunque solo sea compartiendo lo que los escritores publican en sus muros o en sus respectivos Twitters, ya estamos contribuyendo. Granito a granito. Si vuestro objetivo en la vida es ganar libros gratis, os aseguro que no compensa todo el trabajo, así que comprad una hucha y empezad a ahorrar, os saldrá mejor.


Por último, consejo en cuanto reseñas (que estoy guapa para dar consejos, pero me tomo la temeraria licencia). NO SPOILERS y si no hacéis avisad. Sed honestos con vosotros mismos y con vuestros seguidores. Respetad al trabajo del autor, si no os gustó decirlo, pero no hagáis sangre, la libertad de expresión siempre rige pero no ampara la falta de respeto. No hagáis una reseña general para todos los libros, fundamentar vuestra opinión en hechos del libro, justificad tanto lo bueno como lo malo. Y, esto es fundamental, cuidad vuestra ortografía. Estos cinco pilares siempre los tengo presentes, al final da igual que la crítica quede corta o larga, eso es lo de menos, centraros en esos tres aspectos básicos. Soy la primera que muchas veces meto la pata, y llevo cuatro años en la blogsfera.


Cualquier duda, comentario o sugerencia... ya sabéis dónde encontrarme.

Un abrazo para todos.








Image and video hosting by TinyPic
CopyRight © | Theme Designed By Hello Manhattan