domingo, 1 de febrero de 2015

QUIERO VOLVER A VERTE - ÁNGELA DREI


Quiero volver a verte es una novela romántica que te recordará que no hay nada más poderoso que la generosidad que acompaña a ese loco sentimiento llamado amor.

Susana tiene miedo de volver a sufrirlo, ya que nunca lo ha vivido con reciprocidad, y sabe por propia experiencia que el precio a pagar es demasiado alto. Así que vive, estudia, trabaja y se le escapan las horas en Londres, ciudad extraña para ella que la ha aceptado sin hacer preguntas.

Sus compañeros de trabajo, que la ven esforzarse más allá de sus propios limites, se convertirán en su familia, aunque no consiguen comprender por qué Susana está siempre tan atareada, y la animan constantemente a salir y divertirse como hacen ellos. Pero la española recién llegada tiene un buen motivo para no descansar ni de día ni de noche.

Pasa los días encerrada en su férrea rutina, hasta que en una cita a ciegas organizada por una compañera de trabajo conoce a James, un británico cuyo mayor temor es él mismo y que descubre en Susana algo que ella misma ignoraba...




CRÍTICA:

Susana, madre soltera a una edad temprana, abandona su país natal para labrarse un futuro para sí y para su hija en un estado extranjero, su rutina es sencilla: trabajar, cuidar de la pequeña y estudiar. Así día tras día, debido a esto no tiene muchas amistades, pero las pocas que conserva son de valía, un italiano le ayudará a sacar adelante a su familia,  de la que él forma parte incluso. Otra gran amistad es Julia, quien cansada de que Susana no se divierta y salga más a menudo, la sorprende con una divertida encerrona. Lo que empezó como una simple salida de amigos se convirtió en una cita sorpresa, así es como conoce a James. Y así es como comienza el libro.

James es un hombre perdido, no le falta de nada, tiene un buen trabajo y podría disfrutar de una buena vida, el problema es que no encuentra el rumbo… hasta que una española le planta cara en una extraña cita. El protagonista se dedica a ir de fiesta en fiesta, no acordarse de qué hizo la noche pasada y levantarse con un dolor de cabeza de mil demonios y carmín en los labios. Sabe que sigue un camino autodestructivo, pero no sabe cómo salir de ese círculo vicioso, así que a pesar de sus promesas huecas, recae una y otra vez. La única persona que le sirve como brújula es Susana, desgraciadamente, la chica no quiere saber nada de él y le rehuye como la peste. 

La protagonista ya sufrió bastante en una relación pasada, de la cual solo salió algo positivo: María. Susana se niega a aventurarse en otra relación, y menos ahora, cuando el tiempo se le escapa de las manos, intenta entrujar las horas como puede. Estudiar, trabajar y cuidar de su hija, nada ni nadie puede alterar este simple esquema. Así que ni corta ni perezosa, le dice ciento de veces que no quiere nada con él, la mayoría de las citas que le propone James las rechaza educadamente, pero el británico no se rinde. Gran parte de la novela es un tira y afloja continuo.

Lo que más me gustó de esta dulce historia fueron los primeros capítulos sobre todo, los últimos se me quedaron algo cojos, la autora introdujo varios puntos conflictivos y dos de ellos importantes, me ha dado la impresión de que no ha incidido como era de esperar. Uno de ellos es el gran problema de James, no voy a desvelar cuál, pero digamos que los fiestorros que se pega no son muy buenos para la salud. En este punto en concreto me ha dado la sensación de que la autora pasó de puntillas por él, se adapta demasiado rápido al giro que da en su vida, conoce a Susana y todo es color de rosas, no sé me pareció poco creíble.

Otro de los puntos que mencionaba tiene que ver con la protagonista, apenas habla de su relación anterior, del padre de María, poco se sabe de su vida en España, y James tampoco hace por saber, le cuenta algo a grandes rasgos el compañero de piso de Susana y no lo vuelve a traer a colación. Creo que de la mitad al final empezó a ir todo demasiado rápido.

La novela merece la pena, así que a pesar de esto último la recomiendo, es una historia de superación y de valentía, de dos personas de mundos distintos que se complementan entre sí, juntos superan todos sus pesares y más profundos temores. Con un estilo fluido y abundantes diálogos, Quiero volver a verte es un libro que se lee en un santiamén y recomendable para una lluviosa tarde o para un día de playa.

BUENO












Image and video hosting by TinyPic
Back to Top