domingo, 1 de febrero de 2015

Si pensara en ti, te despreciaría - Mhairi McFarlane



Si pensara en ti, te despreciaría

¿Qué pasa cuando la última persona a la que querrías ver es la que aparece? Aureliana regresa a la escuela después de quince años para una reunión de antiguos alumnos. Sin embargo, ese lugar no le trae buenos recuerdos: la llamaban «el galeón italiano» porque estaba gordita.
Pero Aureliana ha cambiado mucho: es una mujer diez con una melena espléndida, así que nadie la reconoce cuando llega. Entonces, decide echarse atrás, abandonar su plan de venganza y escabullirse.
Pero el destino se interpondrá en su camino y, tras la reunión, se topará con James —un pedazo de hombre que fue su amor platónico en el colegio—. Muy atractivo, sí, pero bastante feo por dentro. Sus destinos se entrecruzarán y algo inesperado surgirá entre ellos.




CRÍTICA:

Mhairi McFarlane dejó el listón muy alto con su novela 'Nadie como tú', pero en cuanto leí el argumento de esta novela sabía que iba a superar al peso pesado. 

Después de superar, o más bien, de intentar superar el acoso y derribo al que se vio sometida Aureliana en su época de instituto, le llega un bombazo informativo: va a haber un reencuentro de antiguos alumnos. La protagonista se debate entre ir o no, desde el minuto cero rechaza la invitación, hasta que sus confidentes la instigan a ir. Para demostrar a esa panda que ya no es la joven adolescente gordita y asustada. Así que ni corta ni perezosa, se presenta allí con un vestido que le queda de infarto.

En el instituto había los grupitos típicos, centrándonos en el de los populares, allí estaba James (nuestro protagonista) y sus amigos, incluyendo a los rolletes de cada uno de ellos, todos eran la mar de originales en cuanto hacerle la vida imposible a la pobre muchacha. La gota que colmó el vaso tuvo lugar en una especie de baile de fin de curso, donde algunos alumnos actuaban. James tuvo la ocurrencia de hacerle más daño aún a Aureliana para quedar como el gallito del corral. Lo que no supo hasta después de muchos años, fue que esa jugarreta casi le cuesta la vida a la joven.

La novela nos muestra una realidad cotidiana en todos los institutos, siempre hay un adolescente gordo, con aparato, con acné, con gafas, torpe en los deportes..., por desgracia también existe siempre un grupito que no dudan en mofarse de los desperfectos de otras personas y de creerse superiores al resto de compañeros. A veces el maltrato psicológico acompaña al físico, y así día tras día algunos niños se ven en esta tesitura que acaba degenerando en tener pánico a ir al colegio, asfixiados con amenazas no se atreven a pedir socorro, y tampoco pueden plantarles cara. Es bochornoso cómo a estas tempranas edades, algunos adolescentes tengan tanta maldad.

Así que conoceremos de la mano de Aureliana todos los maltratos a los que se vio sometida, cómo sus compañeros no le dirigían la palabra como si tuviera una enfermedad altamente contagiosa, cómo los populares la insultaban por su sobrepeso e incluso iba marcada para casa.

Con ayuda de expertos y fuerza de voluntad, la protagonista consiguió poner rumbo a su vida, adquiriendo poco a poco seguridad en sí misma y queriéndose como es. Aureliana dejó de existir, para dar paso a Anna. Pero en cuanto le llega la invitación para la reunión de antiguos alumnos, todo su castillo empieza a derrumbarse, el dolor y la tristeza hacen mella de nuevo en ella, a pesar de haber pasado casi una década.

En el evento, volverá a encontrarse con sus peores pesadillas, y sobre todo con una persona en concreto, quien le hizo más daño: James. Él, sin querer, volverá a hacerle el vacío de nuevo, pues ni tan siquiera la reconoce al verla. Por capricho del destino, James formará parte de su vida, le tocará compartir con él un proyecto del trabajo, así que deberán trabajar codo con codo el uno con el otro dejando de lado el pasado.

James no está pasando por su mejor momento, su matrimonio hace aguas y en su trabajo tampoco se siente a gusto. Está en plena crisis existencial, y su nueva compañera de proyecto no para de buscarle las cosquillas y aunque al principio le resultaba desesperante, poco a poco se dará cuenta de que resulta refrescante.

Construyen una bonita amistad, pero la sombra del pasado siempre acecha, cuando James se entera quién es de verdad Anna, todo vuelve a explotar de nuevo ¿Podrá la protagonista perdonar a James? Y lo más importante, ¿podrá él perdonarse a sí mismo?

A veces, no nos damos cuenta del daño que podemos hacer con nuestras acciones, y esta historia nos lo muestra.

Este libro habla de un tema sumamente difícil y doloroso, sobre todo para aquellos que han sufrido acoso escolar. Sorprendentemente, la autora consigue intercalar la parte dura con grandes dosis de humor, en muchos capítulos no he podido evitar un ataque de risa, la protagonista es muy especial, tiene unas salidas bastante surrealistas, aunque cuando conozcáis a su hermana... os vais a quedar petrificados. Una preciosa historia de amor que combina un tema peliagudo con carcajadas a tutiplén.

El don que tiene la autora de transmitir tantas emociones, de crear personajes tan bien caracterizados, diálogos repletos de ingenio y una escritura fluida consiguen que el lector ventile casi quinientas páginas en tan solo un día.

EXCELENTE



"Puede que Anna hubiera quemado sus diarios de adolescente, pero si hubiera dejado uno habría tenido que abrirlo y escribir en el margen a su yo pasado que su premonición era cierta. 
Que un día, James Fraser la besaría tan apasionadamente que se olvidaría de todo lo demás"


NOTA PARA LA EDITORIAL: ¡¡QUEREMOS MÁS LIBROS DE MHAIRI MCFARLANE EN 2015!!









Image and video hosting by TinyPic

2 comentarios:

  1. Me encantó el anterior libro de la autora! Y estaba deseando leer alguna reseña de este. Seguro que lo leo!
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Vaya, sabía poco de él y viendo que te ha gustado tanto, me lo llevo; gracias por la reseña.

    Besos.

    ResponderEliminar