Slider

HEIMA ES HOGAR EN ISLANDÉS - LAIA SOLER

sábado, 14 de marzo de 2015



¿Puede estar tu hogar a miles de kilómetros de casa? 
Ver la vida en blanco y negro no es divertido.
Laura padece una extraña enfermedad que le impide apreciar los colores, pero si últimamente su vida es gris no es solo porque sufre acromatopsia. Acaba de romper con su novio y sus padres no dejan de pelearse tras el divorcio. Por eso, decide alejarse de todo y toma el primer avión que sale del aeropuerto.
El destino la lleva hasta Reikiavik, Islandia. Allí conoce al simpático Orri, quien le propone emprender un viaje para recorrer el país con él y su no tan simpático amigo Guðjon. Quizá no sea una idea sensata, pero no es que Islandia ofrezca muchas opciones a una chica que se ha escapado de casa. 
Lo que Laura nunca podría sospechar es que los dos islandeses esconden un secreto imposible de creer, incluso para alguien como ella, y que ese viaje la cambiará para siempre.





CRÍTICA:


Laura es una persona especial, más de lo que imaginaréis en los primeros capítulos de la novela, huye despavorida de un hogar asfixiante y hostil. La relación con sus padres es bastante fría, éstos están divorciados y... digamos que su madre cometió un error garrafal. Nuestra protagonista acaba de salir de una relación complicada, plagada de sufrimiento. La única solución que ve en estas condiciones es huir, ni corta ni perezosa prepara la maleta y en el mismo aeropuerto decide su rumbo.




Con su pelo rosa y su mundo a blanco y negro, Laura llega a Reikiavik, conocerá un mundo totalmente distinto, no solo por el idioma bastante complicado, sino por las distintas costumbres de este país y los paisajes tan espectaculares del mismo. A lo largo de la novela, con cada nuevo sitio que la muchacha visita, veremos una imagen a mitad o final de la página, me ha encantado este detalle. Junto con las detalladas descripciones de la autora y estas fotos, es como si fueras parte del viaje.



En Islandia, conocerá a Orri, un chico bastante atrevido y simpático con el que Laura congenia desde el minuto cero. Orri y su sonrisa de plástico, no pierde el tiempo y en cuanto la ve le dedica algunas frases de ligoteo a la chica, que no son bien recibidas ¡la situación es la mar de graciosa! Sobre todo por los caracteres tan distintos que tienen.

El muchacho le propone hacer un viaje para conocer Islandia, Laura acepta y a última hora se entera de que pasará días y días con Orri y un acompañante de última hora:  Guðjon. Este último es el polo opuesto a Orri, callado y taciturno, parece que sobre sus hombros pesa un gran dolor, apenas se dirige a la protagonista y casi siempre está citando algún autor muerto.

Así que entre kilómetros en carretera, fotografías y alguna que otra clase de cultura islandesa, el grupo se va fortificando y... algunos secretos salen a la luz. Me niego a desvelaros más, porque me ha encantado descubrir por mí misma la magia que esconde esta novela, solo os digo que no es lo que parece y que... tiene un toque paranormal. Os animo a leerla porque es una historia preciosa y emocionante. Contiene tantos ingredientes que no sé por donde empezar.

El ritmo de la novela no decae en ningún momento, porque la historia está envuelta por un halo de misterio que llega hasta el final, a lo largo de la misma, descubriréis algunos detalles que os dejarán boquiabiertos por la originalidad, pero con el final... simplemente: ¡GUAU!

También tiene su dosis "acércame los kleenex YA, por favor", sí el final es muy cruel ¡qué llorera! Pero es un final grande, emotivo y precioso. Es el verdadero significado de la amistad, seguir adelante no es olvidar.


El libro apuntaba maneras desde el principio, solo con ver el contexto ya es para quitarse el sombrero, he leído historias en Reino Unido, Irlanda, España, Francia... pero ¿Islandia? ¡Quiero conocerlo ya!

La relación amorosa es bonita y digamos que tardía, pero creo que si la hubiese desarrollado antes pecaría de precipitada, para mí es perfecta. Poco a poco, resolviendo cada misterio van confiando más entre ellos, hasta que se denota que progresivamente va evolucionando en algo más. Además, él tiene mucho "gancho" me ha gustado mucho. Estoy escribiendo esto de forma impersonal, sin nombres, por algo, odio los spoilers ¿vosotros también, no?

Nunca había leído nada de esta autora, pero sin lugar a dudas la apuntaré en mi lista de favoritos, por el momento ya tengo comprado 'Los días que nos separan'. Me gusta mucho su estilo y la sensibilidad con la que describe todo, desde sentimientos a paisajes, incluso la propia caracterización de los personajes.

Como punto negativo he de resaltar la falta de diálogos en algunos capítulos, cuando empiezas uno ves de manera global que solo hay un par de guiones en dos páginas, y... como que te cuesta empezarlo (215-220 por ejemplo). Creo que algunas vivencias personales que les contaba a Orrin y Guðjon, la autora lo podía haber planteado de forma más escueta y mediante diálogos. Soy pro-conversaciones, creo que da mucha ligereza a las historias, tampoco abusar, pero en algunas ocasiones se me hizo algo tediosa la lectura.

Además si casi siempre te cuenta la protagonista las reacciones o respuestas de los personajes, acabas conociendo a éstos a través de los ojos de ella. Si aprovechara los diálogos, haciendo más conversaciones, veríamos el contraste: lo que Laura ve de ellos y cómo los conocemos nosotros.

En definitiva, una muy buena novela que hay que leer sí o sí, donde acompañaremos a Laura a encontrar su Heima, viajando y conociendo Islandia junto a ella. Takk, Laia.

                                             MUY BUENO















Image and video hosting by TinyPic
CopyRight © | Theme Designed By Hello Manhattan