domingo, 12 de abril de 2015

Un millar de flores - Lis Haley



Un millar de flores



Kaori jamás se mete en líos; tiene la vida que quería y una empresa de arreglos florales que cada día marcha mejor. Sin embargo, no ha tenido demasiada suerte con los hombres. Prueba de ello, sus tres últimas relaciones, a las que incluso ha puesto nombre:
Jhoss el, “Me corto las uñas y las dejo por todas partes”;
Curtis el, “No puedo parar de tocarme los genitales”,
o Timothy el, “Ni se te ocurra subir en mi coche con tus tacones de aguja”.
Por ello, en el instante que conoce a Víctor Tilman no se sorprende de la atracción que siente hacia el magnate del negocio inmobiliario; si hay un tío con problemas a un kilometro a la redonda, probablemente acabará saliendo con él.
Y Tilman tiene un problema; uno muy grande: está a punto de casarse con una rubia de piernas kilométricas y una cuenta bancaria con tantos ceros como la de su prometido.
Kaori sabe que esa atracción no le llevará a ninguna parte. Aunque, a veces las cosas no son lo que parecen…


CRÍTICA:

Nunca había leído nada de Lis Haley, pero tengo que admitir que me ha dejado muy buen sabor de boca, la historia la he ventilado en tan solo una noche, sobra decir que el libro engancha.
Tilman es un hombre frío de negocios que solo busca el éxito en la vida, se va a casar con vistas a un mejor futuro para su empresa, la celebración será por todo lo alto, como el buen negocio que es. Así lo ve él ya que no siente nada por su prometida salgo desasosiego.
Kaori es todo lo contrario a él, japonesa de nacionalidad y florista de profesión, huyó de su destino prefijado y señalado por su familia para labrarse uno propio. Su vida apacible y llena de alegrías se llena de nubarrones con la aparición de Tilman, el señor que llena las portadas de revistas.
Ella será la encargada de llenar el comedor de flores y Tilman supervisará su trabajo por expresa orden de su futura esposa. En la primera toma de contacto saltaron chispas -de todo tipo- por cada encuentro que marquen habrá un modus operandi, que no detallaré, pero digamos que Víctor solo sabe meter la pata y decir bobadas. Así que veremos a Kaori echar perlitas por esa boca.
Entre tiras y aflojas y enfados monumentales, la "pareja" va viendo cómo se acerca cada vez más le fecha de la boda ¿Qué hará Víctor?
Esto último fue algo que no me convenció, a ver supongo que él hubiera llegado a la misma conclusión, pero la autora se lo dejó muy fácil, como surgió un contratiempo y digamos que truncaron los planes de Víctor, él decidió "definitivamente". Sinceramente, me hubiese gustado que quedara con el "¿culo al aire?". Lo digo de forma vaga porque no quiero soltar spoilers, si lo habéis leído creo que más o menos me explico.
Por otra parte, el enamoramiento de ambos me ha parecido un tanto repentino, sobre todo por parte de él, no sé dónde está la franja entre solo deseo a sentir "algo más", en Víctor no lo veo del todo claro. El momento del aeropuerto fue como... ¿este es el Víctor que 'yo conozco'? Creo que necesita más diálogo entre ellos, más complicidad.
Como recomendación, ni positivo ni negativo, una simple idea, eché de menos más cultura japonesa, creo que hubiera sido interesante explorar más sobre ella, por ejemplo utilizándolo a él como excusa. (que se interesara por ello preguntando, etc. Y además con ello se podrían llegar a conocer más, lo que reprochaba en el párrafo anterior).
Por lo demás, una historia muy divertida, original y chispeante. Ambos protagonistas me han gustado, pero me quedo con Kaori, da mucha vida a la novela.
Me encantaría leer la historia de Stephen, aunque acabe con pareja al final, sería divertido retrotraer las circunstancias a el momento en el que llega a su casa y se encuentra con Kaori y desde ahí empezar una novela (o mejor, desde que consiguió esa pieza tan valiosa). Es muy divertido, como protagonista no tendría desperdicio.
Un dato curioso es que cuando cambia de visión, porque "viviremos" en las carnes de Víctor y Kaori -algo que me encanta- cita el nombre de una flor y debajo escribe una frase (no sé si es el significado de la flor o qué, pero algunas son muy graciosas sobre todo cuando terminas de leer ese punto de vista).
Ahora con la primavera, en donde abundan las flores, os recomiendo esta historia o para el verano . Risas aseguradas y lectura que engancha. Lis Haley tiene un estilo fluido, elegante y que transmite, junto con una historia muy original -que aunque parezca mentira, en contemporánea es muy difícil-. Pienso leer todos los libros que tenga publicados, recomendable.

BUENO.







Image and video hosting by TinyPic

5 comentarios:

  1. Hola:D Pues no conocía el libro, pero tiene buena pinta :3 Lo apunto!! Un besin :)

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! La verdad es que no conocía este libro, pero tiene muy buena pinta, así que quizás le de una oportunidad ^^

    ResponderEliminar
  3. Por cierto, ya te seguimos. Pásate por nuestro blog si quieres (:

    ResponderEliminar
  4. Solo conozco la faceta "histórica" de esta autora (que, por otra parte, te recomiendo!) y no sé si con esta novela me animaré...los triángulos amorosos a veces me decepcionan....
    Besoss !

    ResponderEliminar
  5. Hola!
    Me parece que va siendo hora de que eche un vistazo a este libro. :)
    Estupenda reseña.
    Saludos

    ResponderEliminar