lunes, 1 de junio de 2015

DESCRIBIENDO HISTORIAS: INSTRUMENTOS DEL DESTINO










Nombre/seudónimo autor: Jane Hormuth
Título: INSTRUMENTOS DEL DESTINO
Género:          Romántica Histórica
Saga: NO
Sinopsis:
A finales del siglo XIX Ciara Graham jamás hubiera imaginado cómo cambiaría su vida el día que su madre decidió dejarla bajo los cuidados de Mildred Nevill. La dama burguesa, con un oscuro pasado, había ideado un plan para que Ciara le sirviera de instrumento para llevar a cabo su venganza. Nombrando a Ciara su heredera, tendría la posibilidad de vengarse de las personas que tanto daño le habían hecho en el pasado. 
Ciara tendrá que aplicar los conocimientos que Mildred le inculcó para conseguir gestionar la gran fortuna que la señora Nevill había dejado en sus manos. La joven, impulsiva y bella, deberá recordar mantenerse alejada de los hombres, especialmente de Lord Somerset.
Andrew Somerset, hijo de Dorothy Nevill, comenzará luchando en contra de una joven huérfana, a la que no cree capaz de llevar los negocios textiles y las tierras como los hombres sí saben hacerlo. Al conocer a la joven Ciara aprenderá duras lecciones y tendrá que rendirse a lo inevitable: el amor. Teniendo que luchar más allá de las duras condiciones que Mildred se encargó de especificar en su testamento: bajo ningún concepto Ciara y Andrew podrían contraer matrimonio.
¿Conseguirán llevar a cabo las tareas que le tienen encomendadas? ¿Podrán las normas sociales y el odio mantenerlos alejados? ¿Quiénes son realmente los instrumentos del destino?

Resumen:

Mi querida Ciara:
Quiero que sepas que te quiero, nunca te lo dije, y supongo que lo pongo por escrito en esta carta porque no seré capaz de decirlo nunca, siempre me ha sido más fácil guardarme lo que siento. Es probable que sea así gracias a mi educación, donde los sentimientos y emociones debían quedar ocultos. Deseo que te hayas sentido querida, porque a ti te debo que mis últimos días hayan estado llenos de alegría. Sé que no es la manera más adecuada de explicarme, pero llegados a este punto, reconozco que nunca supe cómo plantar cara a mis problemas. Ha llegado el momento de que descubras quién soy, y quiero que lo hagas a través de mí, espero que sobre este aspecto tanto el señor Shaw como Grace hayan respetado mi decisión. Si a alguien tienes que culpar de tu desconocimiento, es a mí.
 Nací en el seno de una familia burguesa. Mi padre Simon Nevill fue un hombre que supo prosperar en el mundo de la industria textil al norte de Yorkshire; gracias a su disciplina, el ahorro y el sentido práctico que siempre le acompañó. Crecí en un entorno familiar donde  las formas y las buenas maneras eran requisitos indispensables para el desarrollo de una forma de vida civilizada, moral y con objetivos lúcidos. Aunque pareciéramos una familia unida y felizmente acomodada, siempre nos rondaba el deseo de llegar a más y nos seducía la idea de conseguir títulos y llegar a formar parte de la nobleza. Mi hermana gemela y yo nos llevábamos bien, hasta que en la adolescencia Dorothy comenzó a volverse huraña, pesimista y envidiosa, pero aun así, era en ella en quien confiaba.
 Y me enamoré perdidamente de Lord Richard Gladwyn conde de Somerset, y él de mí. Lo mantuvimos en secreto durante un tiempo, hasta que yo estuviera debidamente presentada en sociedad. La única persona que tenía conocimiento de ello era mi hermana Dorothy. Pues bien, dentro de su envidia y su odio irracional concertó una cita con él haciéndose pasar por mí. El lugar exacto lo ignoro, y prefiero no saberlo para así no poder imaginármelos juntos. Cuando Richard, después de yacer con ella, se dio cuenta de la traición, no pudo hacer otra cosa más que cumplir con su deber y casarse con ella.
Después de aquello nunca más lo volví a ver, ni a mi familia tampoco. Hice mis maletas con lo necesario, cogí dinero y hui de Inglaterra pensando que así escapaba de mi dolor. Grace me descubrió cuando montaba en mi yegua, y sin decir palabra, me señaló  una berlina y me ayudó a enganchar los caballos. Seguidamente se acomodó a mi lado. Y nos fuimos, para no volver. El resto de la historia la sabes, llegué aquí y con los conocimientos suficientes y empeño, conseguí llevar adelante mi empresa como intermediaria y comerciante.
Un día en el puerto, un capitán que trabajaba para mi padre me reconoció y me contó que mi padre lo estaba pasando mal y que mi familia se preguntaba dónde podría estar su hija. Además me informó de que Grace Smith estaba acusada de secuestro, pero que la policía había archivado el caso por falta de pruebas. Además me hizo llegar la horrible noticia de que Dorothy había tenido un hijo varón, la felicidad que ella vivía me correspondía a mí vivirla, de sus entrañas solo puede salir más que maldad. 
En definitiva, me pidió que al menos me pusiera en contacto con mi padre para que supiera que me fui por voluntad propia.
Y así lo hice, se lo conté todo, sentía que le debía una explicación y que no valdrían mentiras. Le convencí de que me encontraba bien, y le pedí por favor que no viniera a verme. Años después el abogado de la familia, el señor Shaw, se puso en contacto conmigo para informarme de que mi padre me había dejado como heredera mayoritaria, dejándole a Dorothy una asignación económica anual con la que subsistir holgadamente. Lo siguiente que supe es que murió en un accidente mientras cazaba.
Este es el resumen de mi vida hasta que te conocí, y puedes achacárselo a la vejez, pero  en cuanto te vi pensé que si hubiera llegado a casarme con mi Richard hubiera tenido una niña parecidísima a ti. Tu pelo negro y tu color de ojos se asemejan mucho a los suyos. Y de ahí surgió la idea de hacerte mi heredera, pues mi salud no me acompañaba, y me negaba rotundamente a dejarle toda mi fortuna y mi patrimonio al hijo de Dorothy. Antes prefiero que lo tengas , es un regalo que quiero hacerte, y con él viene la siguiente petición:
Aprovecha lo que tienes, tu fortuna, la educación y los conocimientos que te he inculcado para ser libre. Disfruta, vive, sé feliz, llega a donde quieras llegar, tienes las herramientas suficientes para lograrlo. Pero nunca te enamores mi niña, los hombres sólo traen desgracias, piensa en tu madre, nada le aportó su matrimonio, salió adelante con su propio trabajo, nunca necesitó de un hombre para hacerlo. Tanto Grace como yo hemos sabido arreglárnosla sin ellos.
Tienes fuerza y valor suficiente para llevar esta empresa adelante. Tienes la capacidad y paciencia para sacar lo mejor de la persona más huraña. Por tus venas corre sangre escocesa y la sacas a la luz cuando te lanzas con todas tus fuerzas en defensa de una injusticia. Ahora mismo me viene a la mente aquella vez en el puerto cuando unos chiquillos me gritaron vieja bruja y tú saltaste de la berlina y te liaste a puñetazos. Casi me muero del susto, menuda salvaje estabas hecha.
En fin, esperanza, mi ilusión de vivir, espero que sigas mi consejo, y ocupes el lugar que te corresponde, porque es tuyo legítimamente, de eso nos hemos encargado los Shaw y yo. Cuando llegues a Inglaterra desconfía de todos ellos, sigue tu instinto, y no le des tregua ni a Dorothy, ni a su hijo.
Aprovecha esta oportunidad. Siempre estaré a tu lado.
 Para mí, siempre fuiste mi hija.
Se  despide deseándote lo mejor,
Mildred Nevill



Presentación de los personajes (descripción de los mismos):

Ciara Graham: Ciara es una joven cuya niñez la pasó en el Puerto de Halifax. A pesar de la educación recibida por su tutora Mildred Nevill, mantiene un espíritu justiciero y mucho temperamento. La lealtad y gratitud que siente  hace que cruce el océano para cumplir el último deseo de Mildred. Lucharía por su herencia y vengaría a su tutora.

Andrew Gladwyn conde de Somerset: El conde no llegó a ser aceptado por su familia paterna, quienes culpaban a su madre de la muerte de su hijo. Su abuelo materno les acogió. Andrew volcó su frustración en el trabajo, intentando lograr el respeto de sus familiares.  A pesar de que sus pares veían con malos ojos su empeño de pasar su tiempo libre trabajando, Andrew estaba más que decidido a defender su herencia.

Personajes secundarios:

Mildred Nevill: Una mujer traicionada que con su inteligencia logra amasar una fortuna. Su exilio se lo debe a su hermana y en Ciara ve la forma de vengarse.

Dorothy Nevill (lady Somerset): Es una mujer llena de rencor, odio y envidia. Su hijo es su mayor logro. En él descarga sus deseos de ser aceptada por la nobleza inglesa y poder codearse entre personas ilustres. Su frustración aumenta cuando se ve recluida en Newby Hall sin poder decidirse entre sus deseos de escapar de su pasado y las ganas de hacer desaparecer a Ciara Graham, heredera de su odiada hermana.


Fragmento:

Se sentó sobre la madera y se abrazó las rodillas mientras se llenaba los pulmones de frío oxígeno. Ciara, absorta en la paz que la rodeaba, no se dio cuenta de que alguien la observaba a lo lejos. Andrew, montado a caballo, se detuvo en el puente de madera que unía una orilla con otra, justo donde el río realizaba una curva. Si se mantenía completamente en silencio ella no lo distinguiría por la espesa niebla que flotaba entre ambos. Esa atmósfera hacía que Ciara se le presentara como un hada, con la cabellera suelta a sus espaldas y los tirabuzones colgando en un bello desorden. Los dedos de la joven acariciaron la superficie del agua. Andrew algo turbado creyó que estaba ante la imagen más hipnótica que había visto en su vida. El olor y los paisajes que había disfrutado en la India nunca llegaron a tener el magnetismo que manaba de aquella escena.
Pronto se recuperó de la sensación que lo embargaba y se dirigió a las caballerizas. Enfadado, se reprendió por haber fantaseado con la chica. Ella era la culpable de sus problemas, la causa de que su madre estuviera más insoportable de lo habitual y aún más insistente con la idea de comprometerlo con Caroline Seaton. Hacía una semana que no cenaba en la casa, escabulléndose de las estratagemas de las dos mujeres. Hasta el día anterior estaba convencido de poder persuadir a la pobre ignorante que había escogido Mildred, pero para su sorpresa la chica no era tan asustadiza como creía y tampoco ignorante. Aunque no podía negar que era sumamente femenina y con un carácter poco habitual. No sólo no se amedrentó cuando la encontró medio desnuda, sino que tuvo el coraje de hacerle frente. Una chica fascinante que le había dejado marcado, y no sólo en la frente. Sonrió ante el recuerdo mientras se tocaba la parte dolorida. Consideró que ya había llegado el momento de las presentaciones.
Ciara recorrió el camino de vuelta con paso lento, y se detuvo en la zona de los rosales. Serpenteó entre los distintos parterres mientras intentaba adivinar qué color tendrían las rosas  una vez hubieran florecido.
No sabía que las víboras fueran tan madrugadoras.
La serpiente aludida levantó la cabeza para buscar la odiada voz. Ciara se preparó para la batalla fulminándolo con la mirada.
Y usted se ha levantado con bastante buen humor. ¿Es ese el famoso humor inglés? Pronto tendrá que abandonar la casa que nunca le ha pertenecido y por lo que veo sigue con ganas de bromearrecalcó Ciara con una sonrisa despectiva.
Señorita Graham puede salir perdiendo si hablamos de quien tiene más derecho sobre la casa  y el resto de propiedadescontestó Andrew en tono cortanteme he acercado para formalizar las presentaciones ya que ayer usted no estaba en condicioneslanzó esta última pulla recorriéndola con la miradaal menos esta mañana está vestida, aunque se puede decir que su pelo es tan rebelde como su dueñase guardó para sí cómo lo tentaban a acariciarlo.
Instintivamente Ciara se llevó una mano a la cabeza para comprobar que efectivamente estaba suelto y que había perdido todas las horquillas. Aun así, no se amedrentó y salió de detrás de los rosales para hacerle frente.
Lord Somerset, tanto si le gusta como si no, tenemos que convivir bajo el mismo techo. Pronto, mi buen amigo el señor Shaw, vendrá a aclararle la posición que ocupará a partir de ahora. Podríamos dejarles los asuntos legales a nuestros abogados. Además,  según tengo entendido, es usted quien debe informarme sobre la gestión de la fábrica y sobre la administración de la haciendacon cautela en la mirada, Ciara le extendió la mano para sellar el siguiente acuerdo.¿Qué le parece si dejamos a un lado nuestra rencillas y nos centramos únicamente en los negocios?
Andrew quedó perplejo al observar aquella actitud tan masculina y poco convencional. Una dama jamás se le acercaría tan descaradamente a un caballero con el pelo desordenado y mirándolo directamente a la cara, sin el menor rastro de pudor. Además,  la fuerza con la que adelantó la mano se alejaba mucho de ser un gesto delicado, pero aun así todo su ser expiraba femineidad. 
Ciara por su parte pudo observar más de cerca a su adversario. Tenía grandes ojos ambarinos, mentón cuadrado y boca ancha, con una sonrisa irresistible de dientes blancos. Pensó que habría muchas mujeres pendientes de recibir sus atenciones. Le sacaba más de una cabeza y tenía anchos los hombros. Observó que estaba bronceado y que eso hacía resaltar aún más el brillo de su mirada. Se había puesto una chaqueta a juego con el chaleco gris y botas de montar. Su aspecto en general era impecable. Cuando por fin le estrechó la mano, sintió su tibio contacto. Fue un apretón fuerte que no llegó a lastimarla, y sin saber por qué, le resultó corto.
Satisfecha, pensó que le convenía intentar llevarse bien con aquel hombre hasta haber recopilado toda la información necesaria para ponerse al frente de todo. Ciara sonrió con picardía mientras tomaba rumbo a la casa. Se giró a medias para decir:
Lord Somerset ¿le vendría bien que nos reuniéramos en una hora en mi estudio?su sonrisa se ensanchó al ver fruncir el ceño a Andrewestoy deseosa de conocer a fondo todo lo relacionado con Newby Hall y la fábrica.
Será un placer señorita Graham, espero que sepa encontrar nuestro estudiorespondió Andrew sin vacilarcomo también espero que las nociones administrativas propias de un hombre no le resulten tediosas.
Lo comprobaremos en una horarespondió sin rastro de simpatía en el rostro.
  Ese presuntuoso creía que era una auténtica ignorante por su humilde procedencia y más aún por ser mujer. Esa misma mañana tendría que tragarse la insinuación que le había lanzado.

Otras novelas publicadas: Pendiente de publicar en 2015.

Dónde comprarlo:     Amazon 

Web/blog autor: www.ventanaalpasado.com







Image and video hosting by TinyPic

0 comentarios:

Publicar un comentario