miércoles, 24 de junio de 2015

REDES SOCIALES: ARMA DE DOBLE FILO




Gracias a las redes sociales, los lectores podemos relacionarnos más fácilmente con nuestros autores favoritos, así como con otros devoradores de libros y editoriales. Con ellas tenemos la facilidad de estar al tanto de cualquier novedad o recomendación, descubriendo nuevas historias con las que viajar y solventar cualquier duda que tengamos al respecto.

Pero hay que tener cuidado con el lado oscuro de la promoción. Así, últimamente, he visto cómo editores y escritores descuidan totalmente su forma de expresarse, colgando estados plagados de faltas y con grandes carencias expresivas que apenas logran comprenderse. Esto también puede aplicarse a algunos blogueros.

Soy partidaria de crear dos perfiles: uno privado con amigos, en el que puedes expresarte libremente y escribir de forma casi ilegible -estamos en confianza- y otro exclusivamente literario, cuidando la ortografía y midiendo lo que se dice. 

Seguro que alguno está echándose las manos en la cabeza alegando el tan conocido derecho de libertad de expresión. Que sí, que sí, que eres muy libre de colgar lo que te da la gana en tu muro, pero... ojo que hay muchos lectores leyendo lo que estás poniendo.

Pongamos un ejemplo: Veo que una amiga cuelga la portada de un libro que desconocía hasta ese momento que existía, me llama la atención así que agrego a la autora al Facebook (para enterarme de sus proyectos, novedades y a ver si me termina de convencer). Leo por encima algunas publicaciones y me encuentro con:

"Ke dia + guapo hoi plallita"

"Dntro d nada publiko gracias a mi editora x acerlo posivle"

Ejemplo 100% ficticio


¿Pensáis que voy a leer algo de este autor? Aunque el ejemplo sea falso y muy exagerado, sí he visto publicaciones de ese estilo, tanto de autores como editores. La imagen que estáis mostrando no es nada halagüeña. Y si proviene de una editorial... más grave aún, el motivo es obvio, si fuera escritora ni me molestaría en enviaros mi obra.

También el contenido de las publicaciones, un muro que solo tenga malos rollos, hablando mal de compañeras, opinando yo que sé de política o religión -temas conflictivos- cayendo en el insulto... ¿creéis que es lugar para hacer esos alegatos? Aunque sea vuestro muro y estéis amparados por todas las libertades habidas y por haber ¿No es mejor hacerlo en vuestro perfil personal?


Incluso yo, que no soy ni escritora ni editora (ni ná de ná), me fijo a la hora de escribir. Intento no tener faltas, ni entrar en conflictos absurdos -a veces es inevitable caer-.

Esto es simplemente un consejo, porque sí que tengo una lista mental de autoras que no leo bien porque me transmiten que su libro va a tener grandes carencias -es prejuzgar, lo sé, pero cuando no se escribe ni una palabra bien, es lo que te inspira- o bien por parecer "folloneras" o pedantes -porque de este tipo hay muchas, ni George Martin se lo tiene tan creído-. Esto mismo lo llevo al terreno de los blogs, cuidemos la escritura entre todos.

Supongo que después de esta entrada, perderé unos cuantos amigos en Facebook :P





















Image and video hosting by TinyPic
Back to Top