jueves, 16 de julio de 2015

EN LA PUERTA DE AL LADO - HUNTLEY FITZPATRICK




En la puerta de al lado


Los Garrett son todo lo que no son los Redd: ruidosos, desordenados y cariñosos. Y cada día, desde el balcón de su habitación, Samantha Reed sueña con ser una de ellos… hasta que una tarde de verano, Jase Garrett se cuela por su ventana y eso lo cambia todo.
Ambos se enamoran; tropiezan con la timidez y lo maravilloso del primer amor. La familia de Jase acoge muy bien a Samantha. Pero entonces sucede lo inimaginable y el mundo de Samantha se vuelve patas arriba. Ahora tiene que enfrentarse a una decisión imposible. Guardar un secreto que arruinará a los Garrett o confesar la verdad y acabar con la carrera de su madre. ¿Podrá salvar a las dos familias? ¿O ha llegado el momento de que se salve a sí misma?



CRÍTICA:

Teniendo en cuenta que leí este libro de cuatrocientas páginas en una tarde, es imposible que no lo recomiende encarecidamente. La autora tiene un estilo directo y claro, detallando con precisión los gestos y el ambiente que rodea a los protagonistas, consiguiendo meternos totalmente en su atmósfera, nos convierte con su cuidado estilo en Samantha Reed.

¿Y quién es Samantha? Nuestra protagonista, una chica educada, tímida y extremadamente ordenada. Su madre es una maniática del orden y protocolo, tiene la casa mejor decorada del barrio, la más limpia y digna, la pobre mujer solo vive de cara al exterior, criticando cualquier otro estilo de vida distinto. Esto desquicia a Sam -y a cualquiera- no ejerce como madre, como mucho de coronel. Por su boca solo salen órdenes, nunca muestras de afecto.

Samantha tiene una madre y una hermana, su padre abandonó a su pareja -una espinita que siempre perdurará en la familia- dejándola a cargo de un bebé y de un retoño que estaba en camino. La progenitora sobrevive muy cómodamente gracias a un fondo fiduciario, llegado el momento la madre de Sam se interna en la carrera política, llegando a senadora. La imagen pública se convierte vital.

Los vecinos de al lado son totalmente opuestos a la familia Reed: son descuidados y desordenados. Una familia muy numerosa, con pocos recursos pero unida por un gran afecto. Juguetes tirados por el jardín, niños con manchas, ruidos y... una familia envidiable. Durante años, Sam observa en secreto la vida de los Garrett desde su ventana, estudiándola, entendiéndola y... anhelándola. Desde el primer momento la madre de la protagonista prohibió a sus dos hijas relacionarse con sus vecinos, no eran dignos.

Un buen día Sam conoce a uno de los Garrett, Jase. A partir de ese momento seremos partícipes de una evolución bestial en la protagonista. Se replantea su vida, su forma de ser, las conductas de su madre... nada le gusta y pretende cambiar. Conviviendo con los Garrett se dará cuenta de qué es lo verdaderamente importante en una vida.

Así, aprende a cambiar pañales, a tranquilizar a los niños, a reunir toda la paciencia del mundo para contestar a miles y miles de preguntas infantiles, leer cuentos y... por primera vez sabe lo que es tener una familia de verdad.

Es un libro exquisito, mi gran descubrimiento de este verano, esta autora pasa a mis lista de "autores imprescindibles". Tengo muchas ganas de leer el libro de Alice, sobre todo por el protagonista masculino que me niego a desvelar.

Una novela emotiva, dulce, con una pizca de drama y con grandes valores que mostrar.

EXCELENTE












Image and video hosting by TinyPic
Back to Top