lunes, 17 de julio de 2017

La hija del tutor - Julie Klassen







Colección Narrativa
Edición 1ª, mayo 2017
Páginas 512
Formato 22 x 13,5
Encuadernado Rústica con solapas
Idioma Español
ISBN 978-84-9061-572-0
Editorial Palabra

Misterio, drama y romance son algunos de los ingredientes de esta novela que cuenta con una protagonista amante de la lectura.
Emma Smallwood vive con su padre viudo en un pequeño internado para chicos de Devonshire, al suroeste de Inglaterra. Después de la partida de su último alumno, Emma decide acompañar a su padre a la casa de un barón y de sus cuatro hijos, situada en la costa de Cornualles. Pero nada más instalarse y empezar a dar clase a los dos hijos más pequeños, comienzan a ocurrir sucesos misteriosos. ¿Quién toca el piano por la noche? ¿Y quién se cuela en la habitación de Emma, dejándole extraños recuerdos?
Los hijos mayores del barón, Phillip y Henry Weston, se enfrentan a sus propios problemas... y a sus propios secretos. Ambos recuerdan a la señorita Smallwood de los días que pasaron en el internado de su padre, cuando era una muchacha tímida y estudiosa. Pero ahora, uno de los dos se siente inesperadamente atraído hacia ella...
Cuando los sucesos extraños se multipliquen, ¿averiguará Emma en qué hermano debe confiar?
Llena de suspense, La hija del tutor lleva a los lectores a la tormentosa costa de Cornualles, un lugar famoso por sus naufragios y sus supersticiones, donde el peligro acecha, la fe se pone a prueba y el amor espera.

Julie Klassen ama todo lo que tiene que ver con Jane, sobre todo Jane Eyre y Jane Austen. Licenciada en la Universidad de Illinois, Julie trabajó dieciséis años en el mundo editorial. Ahora se dedica exclusivamente a escribir. Ha ganado en tres ocasiones con sus novelas el Premio Christy de Romance Histórico. Julie y su marido tienen dos hijos y viven en Saint Paul, Minnesota.
Más información en: www.julieklassen.com



Reseña:

Para dejar las cosas claras desde el principio os adelanto que «La hija del tutor» es mi mejor lectura de este año, me ha gustado tanto que pronto volveré a releerla. Ya conocía a la autora gracias a Libros de Seda con «La institutriz silenciosa», novela que me encantó aunque creo que «La hija del tutor» la supera, siendo una historia más completa.

Emma es una joven que siempre ha vivido rodeada de niños en un internado, a medida que pasan los años ayuda a su padre en su ardua tarea como tutor, adquiriendo grandes responsabilidades a una tierna edad. Se acuerda de todos los muchachos que han pasado por la escuela, sintiendo lástima cuando abandonan las aulas para seguir con sus vidas, las despedidas más difíciles para Emma fueron las de Phillip y Henry Weston -hermanos-. 
Mientras que Phillip siempre fue un incordio para la muchachita, siempre se sintió atraída por su difícil carácter; Henry siempre fue su gran apoyo dentro del internado, su único y verdadero amigo. Cuando los dos parten hacia un nuevo futuro, Emma se siente sola, de forma inconsciente siempre se acuerda de ellos. 

Con el paso del tiempo, el internado que un día fue uno de los más conocidos y afamados va perdiendo prestigio, quedando cada vez más sillas vacías en las aulas y más números rojos en las cuentas de los Smallwood.

Nuestra protagonista decide ponerse manos a la obra, buscando alumnos, sabe que los Weston tienen dos hermanos gemelos pequeños, candidatos ideales para la escuela, así que decide contactar con el barón. 

La respuesta no se hace tardar y Emma se ve envuelta en un largo viaje hasta Cornualles junto a su padre. Allí vivirá durante una temporada, reencontrándose con sus antiguos compañeros-. 

La llegada no puede ser más incómoda, el recibimiento es frío y rápido, Emma se ve relegada a una antigua y misteriosa habitación que le provoca escalofríos. A pesar de no creer en los fenómenos paranormales, cada noche sus convicciones se resquebrajan un poquito, siente una presencia y parece que no es de este mundo.

La madrastra de Phillip y Henry tiene cierta manía a la pobre Emma, cuestionándola en todo momento e incluso avergonzándola, pero el carácter de la muchacha es envidiable, no se amilana ante nada ni ante nadie. Además de ayudar a su padre con la enseñanza de los gemelos, intentará descifrar el extraño comportamiento de los Weston.

Phillip siempre actuó con la pobre Emma de forma rara, molestando a la pobre chica y asustándola en cuanto tenía ocasión. Ella no guarda buen recuerdo de él, aunque en el fondo... siente cierta atracción.  Su reencuentro con Henry es más fluido, en él encuentra un gran apoyo y amigo. Unas extrañas cartas bastante cariñosas confunden a Emma ¿quién será el responsable?, la pobre muchacha tiene a todos encandilados con su encanto, desatando también envidias y odios. ¿Sobrevivirá la pobre chica en una guarida llena de leones?



La autora sumerge de lleno al lector en la intrigante mansión de los Weston, llena de misterio,  historia, romance y traición. En las quinientas -y pico páginas- que tiene el libro encontraréis una pluma elegante -y envidiable-, una historia de amor muy tierna -y blanca- junto con unos personajes con garra.

Me ha encantado la novela, creo que Julie Klassen -junto con Julianne Donaldson- son las nuevas Austen del siglo XXI. El único pero que le puedo poner a esta historia es que haya terminado, estaría leyendo sobre los entresijos de la familia Weston durante décadas ¡y no me aburriría!

La gran tragedia es que una vez que terminas la nota de la autora piensas «¿qué demonios leo ahora?».

Back to Top