domingo, 4 de marzo de 2018

Cónclave de consejeros: ¿Y qué más?

SOBRE LOS FAVORES



Llevo años escuchando que los lectores y blogueros tenemos que apoyar a los autores. Por mi parte, siempre he intentado ayudar a todo escritor que llamaba a mi puerta: escribiendo una entrada en mi blog, ofreciendo participar en la revista La Cuna de Eros, aconsejándole otros blogs o formas de promoción e incluso llegué a organizar un «ebook tour». Le he dedicado mucho tiempo a la literatura de forma desinteresada.



Intento comentar mis lecturas en Amazon, Goodreads, Oh!Libro y Babelio, hacer reseña de todas las novelas que leo es inviable porque tendría que dedicarme solo a eso. De reseñas no vive la gente, así que no me queda otra que escoger.

Pero a veces se confunde «ayudar» con «abusar», algunos escritores solo les queda pedir la sangre del lector. Os pongo algunos casos reales:

X autor después de que hiciera de lectora cero, leyendo más de tres veces su novela y sacándole defectos para mejorar la historia, hacer una quote y marear día sí y día también en las redes sociales con el lanzamiento, me pide que compre el ejemplar o lo pida a la editorial para que haga reseña y la publique en varios sitios. 



Estos casos me molestan, primero porque si he dedicado horas y horas en mejorar tu manuscrito, con toda la buena intención del mundo, me he molestado en que saques el máximo partido a la historia, qué menos que enviarme el libro y no solicitar nada a cambio. Porque lo más seguro (al 99,9999%) es que vaya a hacer la reseña sin que me lo pidas, pero al exigirlo me resulta pesado. Y no me sienta bien.

Mismo caso de antes pero en vez de hacer de lectora cero me puse en el papel de correctora, sin cobrar un duro, porque era una «amiga». Todavía peor porque no sabéis el tiempo que lleva corregir una historia.

Aún hay más... como algunos saben que soy Graduada en Derecho, especializada en Derecho Financiero y Tributario no se cortan en pedir favores. Les das la mano y te cogen el brazo.

Admito que en el pasado pequé de tonta, confundía «amigos» con «aprovechados» y ahora soy bastante más recelosa.

De ahí surgió la idea de cobrar por los informes de lectura y correcciones porque, francamente, me sentía mal. La gente se aprovechaba de mi buena voluntad y yo les dejaba. Ahora soy mucho más cortante: cada cosa tiene su precio. Sí, las lecturas de contrato también, no en vano llevo siete años estudiando. Todos ganamos, es un acuerdo equilibrado.

Seguimos con la reflexión: si los autores piden que respeten, quieren que compremos sus novelas y las puntuemos en comunidades para llegar a más gente ¿por qué ellos no respetan el trabajo ajeno?. Cierto que con esa pregunta estoy incluyendo a todo un colectivo, pagando justos por pecadores, así que me veo en la obligación de disculparme con ellos.


En cuanto al tema de los libros gratis a cambio de reseñas, os aseguro que estoy a favor. El problema es cuando se pervierte la colaboración que, por desgracia, para muy a menudo. Porque los blogueros que solo buscan acumular libros (y luego venderlos por Wallapop) no ayudan mucho a la causa. 

No obstante, aquellos que colaboran con editoriales hacen un trato justo. Si redactas una reseña en condiciones puede llevarte entre 40-60 minutos, luego haz un fan art, una foto chula en Instagram y promociona todo esto por las redes sociales ¿no os parece un trato justo? 17-18 euros por horas y horas de trabajo, me parece poco, así que no creo que los blogueros que aceptan libros gratis quieran menos la literatura, todo lo contrario, os están ayudando a llegar a más lectores. 



Por mi parte, he pasado de recibir unos 4-5 libros al mes a tan solo 4-5 al año, ¿sabéis por qué? porque me compensa más comprarlos y reseñar cuando me venga en gana que tener presiones. De ahí que últimamente apenas tengamos opiniones extensas por estos lares, me da una pereza increíble, prefiero hacer un comentario breve en Goodreads y listo.

El que no se crea esto le animo a abrir un blog, a ver cuántos años dura publicando unas 4-5 reseñas mensuales. Ojo hablo de reseñas, no de opiniones de tres líneas.

Para terminar, me gustaría decir que los blogueros no podemos reseñar todo lo que leemos, es imposible, a no ser que trabajes de eso. Cuando ganamos un libro en un sorteo o colgamos una foto de nuestra lectura actual y nos decís «espero tu reseña», a mí me da mucha pena porque es que igual no hay esa reseña, tampoco es que tengamos obligación... depende del tiempo y del momento la lectura tendrá reseña o no. Hay que escoger por narices.... A mí me da mucha rabia porque me encantaría tener tiempo para hacerlo, pero si quieres redactar una reseña en condiciones hay que dedicarle muchos minutos, que a veces no tenemos. Sé que algunos autores están casi desesperados porque no reciben reseñas pero hay formas de conseguirlas, tan solo hay que «estudiar» un poco.

Siento el tono en el que escribo esta entrada pero desde el 2011 llevo aguantando muchas cosas, me da igual no ser políticamente correcta o que mi pensamiento no sea bien acogido, quizás la que esté equivocada sea yo. No obstante, seguiré actuando como ahora, algunos «favores» tienen un precio. Estaré encantada de ayudaros con la promoción, dando ideas y enseñaros otros blogs que sigo, pero en lo restante.... ya sabéis.

Hasta aquí la entrada de hoy ¡feliz domingo! 






Back to Top